Tag Archives: Teacher-Phillips

El Hostigamiento de los “Inmigrantes Prohibidos”

La imagen highlighted the achievements of some of the more well known Westindian English Teachers in our community during the ’40?s

La imagen resalta a dos famosos “English School Teachers”, Teacher Millington y Teacher Webster,  quienes jugaron un mayor papel en nuestra comunidad en los años 1940’s.

Con la cabeza apoyada en el pupitre sentado junto a un compañero a quien yo no podía confiar mis sentimientos más íntimos, cerré los ojos tratando de borrar el recuerdo del incidente en quinto grado cuando la profesora había, sin piedad, triturado mi ensayo en frente de mis propios ojos. Continue reading

Las No-Reconocidas English Schools 1a Parte

Teacher James Webster, uno de los muy respetados y queridos English Teachers de Panamá.

Retomando nuestra incursión en el mundo de nuestras raramente reconocidas “English Schools” de Panamá, espero darles otro íntimo vistazo.

Estar en casa sería, para mi, una especie de prisión y nuestra alegría se tornaría en desesperación cuando encontraríamos que nuestros compañeros de juego estaban todo el día en la escuela que conocíamos como el “Spanish School” o la escuela de habla español, durante la mayor parte del día. Yo, en cambio, continuaría mi propia educación en los dos idiomas dependiendo de qué tipo de revista o periódico me encontraría en los tinacos de basura detrás del caserón de nuestro vecindario. Continue reading

El Rejo del Teacher Phillips

Esta historia comienza en una de esas madrugadas invernales del trópico panameño después de una noche de incesante lluvia. La mañana amanece claro y soleado, sin embargo, para todos nosotros los de la cuna sería un duro despertar ya que nadie entre los adultos de nuestro humilde hogar se iba a recordar a despertarnos para nuestro día de escuela. Continue reading

Las Agresiones Políticas de la Década de los 1930’s

Las imagenes muestran dos de los
numerosos, y muy respetados English
Teachers, Teacher Millington (Colón) y Teacher Webster de La Boca.

Fue durante esos difíciles años en que mi Tío Eric se estuvo esforzando por salir adelante en su vida educativa y privada, en que los epítetos contra la nuestra raza aparecieron. Era algo insólito que nunca antes se había conocido, ni visto que se utilizaran en los entornos de nuestros barrios. Además en las ciudades urbanizadas se había hecho tan popular aquello de negativamente estar incendiando ánimos beligerantes con aquellos negativismos para representar a nuestra etnia de negros Westindians. Pero habían llegado los tiempos de agresiones en que muchos de los vecinos iban a estar usando esos epítetos de Chombo, Yumaco, Meco y otros términos denigrantes. Continue reading

De Ser Joven, Superdotado y Westindian

La imagen muestra el talentoso
escritor e intelectual Westindian Panameño,
George Westerman.

Eran tiempos en que siendo joven y superdotado y Westindian en la escuela secundaria del Instituto Nacional de Panamá, representaba para mí algo que todos los varones de la etnia Westindian, tenìamos que experimentar. Fue para mi lo que el Tío Eric Reid, así como para muchos de los jóvenes de nuestra etnia que fuesen intelectualmente dotados del Panamá de nuestros dias del litoral pacífico, de nuestra etnia Westindian tenian como su mayor reto. En realidad las desafiantes circunstancias que tenían que resolver no eran sobre materias como la matemática, el español o cualquiera de las ciencias, sino que eso de encontrarse en un ascenso decidido por triunfar por escalones que llevaban al éxito, parecía despertar la mortal envidia.

Entre tanto Eric estuvo entre los de almas resistentes, siendo entre los que se habían envalentado para desafiar ese volátil clima hostil, incluso para hasta estar considerando esa posibilidad de introducirse a las filas de los que querian desafiar ese clima, para llegar a obtener una educación patrocinada por el Gobierno para luego estar planificando futuro alguno por medio de la educación universitaria panameña.

Esos tiempos eran tan hostiles, que para que tal oportunidad se hiciera realidad disponible, en tiempos como esos, en que para obtener formación profesional entre jóvenes tan excepcionales, iba a ser milagro de Dios. La realidad era que la nueva Universidad de Panamá, fundada en el año de 1935, y que en mis tiempos de los años de la decada de los 1950, todavía estuvo compartiendo espacios en la infraestructuras del venerable Instituto Nacional de Panamá. Aquello para mi podría significar lo atrasodo que estuvo en todo aspecto educacional y que ademas no se habia visto poder comparar con universidades en países en que la educación universitaria fuera más antigua y coherente.

Sin embargo, aquella preparatoria, que era toda varonil en esos entonces, fue institución de la elite entre las instituciones de educación superior. Entre tnato para un joven como Eric Reid ese hecho histórico del 15 de junio de 1937, en que el boxeador Joe Louis Barrows llegase a ser campeón del mundo de los pesos completos, noqueara al rival James J. Braddock, un hombre de raza blanca norteamericana. Aquello iba a ser para los de la raza negra un evento singular que esa oportunidad se diera, ademas que en esa hora para jóvenes de la etnia Westindian todos de la raza negra, ese eventos en el mundo del deporte del boxeo, no iba a hacerles la vida difícil a esa juventud.

Para Eric como los otros jóvenes, a quienes les habían gustado todo lo que tuvo que ver con los deportes, además de ser unos entre los raros estudiantes Westindian de estar matriculados en las filas de las clases calificadas de primer rango, salones en que estuvieron solamente estudiantes no solo las buenas notas, sino que tambien tenían que permanecer siendo esas calificaciones muy altas. Aquello seguramente les atrajo mucho importunos, como las negativas posturas en retos encolerisados, que amargaban la vida de cualquier alumno estudioso. Entre tanto eran de parte de algunos de sus compañeros de clase elite de la raza blanca quienes iban a querer destronar a los negros. Aquellos eventos, además de ser hechos que él no podía permitirse, la otra era que estuvo siempre vestido con ropa que el mismo se habia costeado. Esa ropas de moda en tiempos que eran muy notables estar vestido asi mas que cualquiera de los otros chicos de la élite blanca ademas de la clase que tenian ese poder adquisitivo. Todo eso llegaría a ser motivo de verse enfrentando a aquellos que iban a intentar ensuciarle no solo las ropas sino la reputacion.

El joven Eric era individuo que no pudo mas que brillar, con solo su buena apariencia, intelecto e ingenio; mas con su estilo de comportarse en esas horas de la vida, le iba a estar atrayendo ingratas observaciones de compañeros envidiosos. Añadiendo todo eso al hecho de que había podido llegar a graduarse de unas de las escuelas primarias, como era esa Escuela Primaria de Pedro J. Sosa, como el otro centro educativo que estuvo localisado en el mismo vecindario de Calidonia y con el nombre del ilustre educador el Maestro Guillermo Andrade.

Los tiempos eran tales pero, volvamos a hecho que marcaran esos tiempos en que un hombre negro había noqueado e humillado a un hombre de la raza blanca, en un deporte tan varonil como era el boxeo. Además no importaria que esos eventos eran a varios miles de kilómetros lejos de Panamá en Estados Unidos, aquello iba a esa hora estar estableciendo retos difíciles para un joven como Eric Reid. Entre tanto el era uno que estuvo tratando de salir de los entornos de esos barrios pobres y iba a tener que verse además desafiado a unirse a la lucha de clase, que incluso llegara a ser de moronchos entre sus compañeros de clase.

Sin embargo, Eric se había acostumbrado a estar atravesando la vida valiéndose por sus propios medios y hqabia encontrado que tenia que superar aquellas cuestiones de la escuela toda la vida. Habria que recordar que ese joven estuvo siempre a solas, por ser que su madre estuvo empleada a tiempo completo en la misma zona del canal. Aquello surge desde ese mismo año en que había perdido a su difunto padre por una muerte súbita. Así fue que pudo él manejar esos enfrentamientos como un real caballero. Como hemos mencionado aquí anteriormente, el dinero no era problema para ese Eric Reid quien estuvo acostumbrado a estar manejando el negocio de la ruta a diario de entrega de periódicos, que aumentaba en ganancias paulatinamente, como real empresario era joven serio, emprendedor, en tiempos en que sus ganancias y ahorros empezaron a amontonarse.

Eran tiempos en que también el era el único miembro de su familia capaz de estar contribuyendo para gastos del hogar, y eso a tan temprana edad en su vida. Había él comenzado a demostrar la confianza, que muchos hombres de mayores de edad que él, no había podido igualar, y eso que era uno de tan corta edad y ya con carrera por delante. Aquello era para un joven de su etnia Westindian algo que apreciar, aquello de que muchos no poseían esa habilidad a tan temprana edad, en tiempos tan económicamente turbulentos como los fueron era algo que había que recordar. Una vez más en la historia por tanto, se nos harían ser tiempos en que se le iba a estar cuestionando, aquello que para él se haría peor, por ser uno de perfil sobresaliente en su carrera educativa, anuque fuese eso fuente de orgullo familiar. Entre tanto era eso también para sus profesores quienes reconocieron su brillantez y ellos estuvieron recomendandole a lo largo de su carrera educativa, comensando en la escuela primaria y en esas horas de la secundaria.

¿Cómo así? Responderemos que para bien o para mal, se estuvo convirtiendo en blancos de muchas envidias, y eso también por sus habilidades de ser un líder. Iba a ser que como el Instituto Nacional fue primera escuela secundaria y permanecía siendo la única institución de su tipo en esos momentos de la historia panameña, ofrecia educación académicamente orientada a la preparación profesional, no para el comercio, sino para oficios comunes en su instrucción profesional, como era igual con otras escuelas que le seguirian.

Entre tanto, se había convertido ese plantel en bastión de pensadores y de líderes, así también como en ese “Nido de Águilas,” que representaba la nueva guardia entre los intelectuales y especialistas del derecho. Tiempos en que se estuvieron graduando profesionales listos para cualquiera de las profesión. Entre tanto llegaría ese Instituto Nacional a ser histórico enclave de muchas figuras históricas y claves para un país en formación como lo era Panamá. De allí salían los legisladores, presidentes de la República, y de ese Instituto Nacional de Panama se habían estado graduando la mayoría de los abogados e ingenieros en el pais.

Habia que recordar que incluso, hasta para ingresar en esa institución se basaban no solo en la disponibilidad de cupos; sino que tambien el candidato necesitaba recomendaciones escritas de sus profesores de las escuelas primarias y, por supuesto, de notas impecables. En estos momentos de la historia, otros profesores Westindian estuvieron apareciendo en escena del Instituto Nacional y en las ciudades del Pacífico, en las regiones del interior además de las costas del Atlántico panameño llegaban. Hasta del exterior se contrataban profesores y esos educadores eran personajes que se añadieron las nuestra etnias estuvieron enfrentándose a las críticas de sectores nacionales.

Luego los profesores criollos, tanto de sectores oficiales como de los familiares y amigos de los de la comunidad Westindian, estuvieron solicitando que se abrieran mas escuelas privadas que enseñaran en el idioma Inglés. Los profesores de los barrios pobres, como los negociantes, eran en esos entonces los únicos con sabiduría para enseñar ingles, pero muy pocos estuvieron económicamente solventes en llegar a estar invirtiendo en esos menesteres de la educacion. Los que se atrevieron también se encontraron que tuvieron que admitir estudiantes pobres de “la caridad” ademas a estudiantes con lengua materna que era el Español; moradores de esos barrios y en esas horas de la historia eso era cosa muy común.

Entre los que recuerdo estuvo, por supuesto, el Teacher Phillips, quien fundó su escuela en la Avenida B, en los altos de unos de esos caserones en el Barrio del Marañón del Corregimiento de Calidonia. Incluso hasta hoy en día es recordada esa escuelita por algunos de sus estudiantes de ese mismo vecindario de Calidonia y además por la mayoría de los de la comunidad Westindian.

Además, no sería mucho mas tarde cuando se abriría la escuela del Teacher Maynard, que fue respaldada por la Iglesia Adventista. Muchos jóvenes se volverían estudiantes talentosos, incluyo a este su servidor, quien eventualmente llegaría a aprender mis principiantes y básicos formaciones de la lectura, la escritura y la aritmética, bajo esos dedicados profesores, para luego continuar llegando a inscribieses en las escuelas oficiales patrocinadas por el gobierno. Fueron esos directores y propietarios de las escuelas inglesas, de hecho, que en primera instancia formaron la primera Unión de Escuelas Privadas, como sindicato de maestros de las primeras escuelas privadas del país.

Fueron tiempos de la historia educativa, en que después las escuelas patrocinadas por el estado, muy pronto surgieron. Siguieron abriéndose otras escuelas en el área Westindian de Calidonia, area en que más tarde sería conocido también como parte del Corregimiento de Curundu. Llegaría a ser área en que se estuvo albergando a algunas de las primeras escuelas primarias de gobierno y algunas privadas, como fue la Pedro J. Sosa y la Escuela Primaria de Guillermo Andrade y de Josefina Tapia.

Esta historia continúa.