Tag Archives: Panama-Tribune

Don George W. Westerman-1ra Parte

La imagen es de un jóven George W. Westerman (1910-1988)
como aparece en el Panamá Tribune del 23 de
noviembre del 1947.


Probablemente una de las mas grandes estrellas de la galaxia Westindian de hombres y mujeres que se distinguieron en esa era de la historia Panameña fue
George W. Westerman (1910-1988), que fue a la vez historiador, periodista, diplomático y sociólogo, además de dirigente comunitario y hombre de negocios. Ese quien honra a su raza como hábil “Hombre Renacentista,” quien hizo todo a su alcance para honrar a su comunidad Westindian Panameña había ejemplificado aquella tarea y junto con otros de esa primera generación han legado una larga lista de logros para todas las generaciones de panameños West Indian.

Recomendamos un excelente artículo acerca de su vida y los logros de este ilustre en la página web Afro-Panavisions, y de allí hemos tomado lo que publicamos aquí en dos partes, tan solo para darles un vistazo de la vida y obras de este quien nos orgullece extraordinariamente.

George Washington Lionel Westerman, distinguido, talentoso, multi-facético miembro de la etnia West Indian panameña fue quien, como periodista, editor, sociólogo, historiador, diplomático, dirigente de su comunidad y empresario, fue escogido como embajador de la Delegación Panameña ante las Naciones Unidas entre los años de 1956-1960, además de continuar siendo publicista y editor del semanario Panamá Tribune en su país de origen. Había por ese medio de publicidad masiva previamente servido como editor y periodista deportivo, además de ser uno de sus mas leídos columnistas. Westerman también fue un columnista en los estados unidos como corresponsal hábil, para otros diarios como el Miami Herald, el Dix Papers de Ohio y el respetado Panama American, diario bilingüe publicado en Panamá.

Como líder cívico, Westerman tomó seriamente su lugar de principal líder en algunos de los grupos disidente de la comunidad Westindian panameña. Su voz llegaría a ganar cada vez más el debido respecto de parte de la comunidad de habla hispana nativa panameña y de los “Zonian” estadounidenses. Además que a la vez estuvo intentado excavar identidad propia para su generación, quienes en esos entonces de la historia panameña fueron reconocidos como “criollos” y quienes en realidad fueron de esa generación de los primeros nacidos panameños de ascendencia Westindian.

Cabe destacar que entre las numerosas batallas que él había encabezado, las dos más notables fueron esas interminables luchas para derogar la enmienda Constitucional que negaba ciudadanía a la mayoría de los de ascendencia Antillana nacidos en la republica de Panamá, además de estar batallando con los estadounidenses de la “Zona del Canal de Panama”, para que se eliminaran esas etiquetas del “gold roll” para los blancos y el “silver roll” para los negros.

Para los de raza negra esos anunciantes carteles que designaban en lugares públicos en esa Zona del Canal fue aberrante insulto. Así fue que también lograría ser instrumental en la formación de la Liga Cívica Nacional, organismo inspirado en el modelo de la famosa Nacional de Asociaciones de Ciudadanos de Color, conocida por sus siglas en ingles como la NAACP, y quienes con sus apoyos ayudó a también revocar esas objetables y de igual características raciales plasmadas en la Constitución Panameña de 1941.

A Don George W. Westerman también se le atribuye haber efectuado cambios fundamentales en el sistema de las escuelas segregadas de la Zona del Canal, cuando a través de sus apelaciones directas al Fiscal Thurgood Marshall, en esos entonces jefe del Departamento jurídico de la organización estadounidense la NAACP. El Dr. Marshall quien mas tarde iba a resultar siendo unos de los Magistrados del Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Fue también Westerman quien iba a estar asistiendo a patrocinar el organismo juvenil, con nombre de Congreso de la Juventud Negra, por sus siglas conocidas en ingles como la International Youth Congreso (INYC). Club de jóvenes de la zona del canal negra que serviría de puente entre su generación y las siguientes generaciones de adolescentes, en esas horas de l historia conocidos como Afro-panameños y quienes estuvieron en esos entonces graduándose de sus estudios secundarios e universitarios.

El lema del INYC que fuera “Progreso a través de la educación,” llegaría significar el crear espíritu de solidaridad y un orgullo por el estudio de la Historia de los Negros, en el mundo y en las comunidades antillanas en Panama en general. Más significativamente, Westerman fue el líder único en su clase en toda la comunidad negra Westindian Panameña quien hiciera mas en sus muchas tareas para lograr definir y hacer realidad la filosofía que definiera lo necesario para llevar a cabo la integracionista filosofía del ilustre Maestro Don Alfred Osborne. Puede usted ver el tributo a ese prócer Westindian panameño en “Profiles in Wisdom,” aquello que fue su principal obra y que diseminaba desde sus aula difundiéndolo por toda la comunidad negra de sus días.

Don George Westerman también llego a ser recaudador de fondos para su campaña de comprar 1,000 libros a la vez, haciendo hincapié en los Estudios de los Negros, además de haber obtenido éxito en hacer que la Autoridad del Canal abriera más bibliotecas públicas en la Zona del Canal Negra. En la zona del canal esa biblioteca de La Boca se hizo famosa entre la juventud Silver Roll como un sitio donde los estudiantes de color pudiesen estudiar. Westerman también obtuvo fotografías autografiadas de cincuenta personas prominentes de la comunidad negra norteamericana, que él, posteriormente, cuelga y exhibe en las paredes de la biblioteca de La Boca.

Esta historia continuará.

La Polémica Historia de los Cementerios “Silver Roll” de Panamá- 1ra Parte

Vista lamentable del Cementerio Monte Esperanza, Mount Hope Cemetery en Colón.

Vista lamentable del Cementerio Monte Esperanza, Mount Hope Cemetery en Colón.

En la imagen del Cementerio de Corozal en el corregimiento de Ancón se puede apreciar la eterna valla de ciclón que sigue separando las dos nóminas, Plata y Oro, uno del otro hasta en la muerte.

En la imagen del Cementerio de Corozal
en el corregimiento de Ancón se puede
apreciar la eterna valla de ciclón que sigue
separando las dos nóminas, Plata y Oro,
uno del otro hasta en la muerte.

Anualmente, durante el mes de mayo, la gente de raza negra en todo el Caribe, la América Central y Sudamérica celebra sus raíces africanos cuya celebración en Panamá se denomina la Etnia Negra. Es preciso que nosotros, quienes somos entre los negros los Westindian de Panamá, hagamos pausa para concienzudamente honrar a nuestros antepasados. En especial a todos quienes trabajaron, sufrieron desprecio y murieron durante la construcción y el mantenimiento del Canal de Panamá. Continue reading

Lloyd La Beach: Eternamente Héroe Panameño

Byron LaBeach y su Señora Esposa, Violet.

El Tributo en frente del nicho de Lloyd La Beach en el Santuario Nacional.
Presentes el Sr. Victor Lopez y Ricardo Sasso y su Esposa.

Samuel LaBeach y su Esposa, Nell.

El inmortal campeón olímpico, Lloyd LaBeach,
Gloria de Panamá

Nunca podría yo contar la historia de Lloyd La Beach si no fuese por un niño con el cual habíamos estado creciendo juntos en la vecindad de Calidonia aquí mismo en el Panamá de nuestros días. Los juegos de esa olimpiada del verano de ese año de 1948 habría pasado a la historia para nosotros, como los fueron para otras olimpiadas de nuestra niñez. Eran tiempos en que nosotros como comunidad Westindian de Panamá estuvimos atravesando por los peores tiempos de nuestra historia, como comunidad de raza Africana en el país tan nuestro como era ese Panamá que adoramos. Fue durante los tiempos de la guerra y sus períodos de posguerra en que éramos gentes sufriendo una continua vilificación tanto en la economía del país de Panamá, etiquetados como “esa gente” cuya presencia tildada de responsable de ser carga para los recursos magros del país.

Habían pasado tres años después de que acabara la Segunda Guerra Mundial y todavía los rumores persistían en la atmósfera politiquera de los hispanos parlantes de nuestro país Panamá, como había sido a través de su historia, en cambio habían permanecido virtualmente pasivos a la ocupación Estadounidense en la mas importante franja de tierra de nuestro territorio patrio. Eran realmente épocas difíciles y tensas, de hecho en que gran cantidad de trabajadores Westindian estuvieron llegando a la Zona del Canal Negra y que pronto estarían en busca de vivienda en otras partes del país. Incluso hasta para servicios médicos iban a estar esas gentes necesitando, mientras que una gran parte de esa zona del canal negra, Silver Roll o del padrón de la plata estuvo viéndose eliminada y la disponibilidad de empleo para ellos se viera casi totalmente coartadas.

Los titulares del único periódico que los representara en el país, ese Panamá Tribune, quien hablara a favor de las gentes Westindian en Panamá, se había y era unos de los medios de comunicación social fundados un poco antes de los tiempos a principio de siglo. Fue en sus últimas tiradas que se vio tener algo benéfico que publicar a ese populacho agredido. El domingo 19 de octubre de 1947 la Panamá Tribune publicó titulares que decían, “Los Altos de Balboa se opone a la deportación de extranjeros, y tomará las acciones apropiadas en defensa de los trabajadores Silver leales.” Este titular merece aclaración para los lectores quienes no conocen el manejo de las políticas de las autoridades estadounidenses del Canal de esos entonces. Era a las faldas del imponente “Cerro Ancon” que se había construido un imponente edificio para las oficinas oficiales de la Administración del Canal de Panamá. Desde esas alturas con sus imponentes escalinatas parecía en esos entonces poderse hacer llegar edictos y declaraciones que tenían peso hasta para los que gobernaban en el gobierno de Panamá.

Entre tanto para los meses de invierno del 7 de noviembre de 1948, el mismo periódico semanario todavía iba a tener que publicar titulares que demostraran la frustraciones de la comunidad coloreada Westindian de Panamá cuando iban a estar leyendo, “Profesores niegan demandas de los Padre de familia sobre discriminación racial, en la Escuela Pedro J. Sosa, Escuela numero uno de Calidonia.”

Sin embargo, ese verano de 1948 los pelaos de la Calle Mariano Arosemena estuvieron todos envueltos siguiendo las hazañas de alguien que nunca llegaron a conocer y que era de esa vecindad, pero quién había inculcado orgullo en ellos quienes eran también Westindians. De hecho, habíamos comenzado a que recordara todo Panamá y también el mundo entero de que un Westindian, un “Chombo” nada menos había puesto su marca en las Olimpiadas, y que todo el mundo, en especialmente toda América Latina racista, debería prestarnos la debida atención. En esos días hacíamos carreras alrededor de todo el vecindario exhibiendo nuestras proezas atléticas y diciendo un inolvidable refrán de, “¡Así como Loyla!” Como para siempre recordar el nombre de Lloyd La Beach. Pero había un niño menor que todos nosotros del grupo del Edificio Magnolia, quien iba a tener el honor de ser conocido como “Loyla” por el resto de su vida.

Es solamente en estos días recientes que nosotros los del Silver People Chronicle, tuvimos el honor de estar presente entre otros descendientes del Silver Roll o gentes de plata, quienes íbamos a tener el honor y privilegio de estar entre ésos que deseaban honrar la memoria del ilustre Señor Lloyd La Beach, quien en vida fuera ese héroe de nuestros sueños de niñez.

En misa ceremonial solemne el Santuario Nacional en donde reposan los restos del inmortal Lloyd La Beach, nos congregamos para rogar a Dios con sus familiares y viejos amigos que si conocían a ese legendario prócer de nuestra cultura Panameña. Nosotros, los de la segunda generación de las familias Westindian Panameñas quienes poblamos la ciudad de Panamá, rogábamos silenciosamente con el prelado de esa misa diaria e invocamos el nombre de Lloyd La Beach.

Levantamos plegarias pidiendo que su nombre sea honrado en el cielo como lo habíamos estado honrando en esos años cruciales de nuestra historia. Fueron tiempos históricos cuando que unos niños se vistieron de luto al recordar la profunda tristeza recordando como nuestra gente los del Silver Roll Canalero sufrimos las exclusiones debido a un racismo dañino. Continuamos invocando en rezos personales mientras nos unimos a familiares y amistades cercanos a este Panameño Westindian inmortalizado.

Ese día 29 del febrero de 2008 marcó el pasar de 60 años desde el día en que Lloyd La Beach había galardonado el nombre de Panamá ganando el primer y única medalla olímpica en atletismo para hasta esos momentos de la historia para Panamá. Había vuelto a su Panamá con aquel memorable tesoro y que nos iba a recordar un nene de la vecindad nos hacia recordar que habia sido el gran Lloyd La Beach quien había competido con los mejores del mundo y que eso era cosa muy grande. Este día 29 de febrero del año de 2008 para nosotros seguirá siendo muy especial en que siempre recordaremos como conversamos con los hermanos de Lloyd La Beach. Su hermano Byron y Samuel La Beach quienes estuvieron siempre juntos entrenando con ese inmortal Lloyd La Beach.

Ese día inolvidable en que también se nos presentaron los Honorables Presidente de la Confederación Centroamericana y del Caribe de los deportes y de los atletas de Pista y Campo, el Señor Víctor López, quien fuera ficha instrumental en la promoción de esa velada ceremonial en esta fecha en la cual, el nombre de Lloyd La Beach sería instalada en el Salón de la Fama Regional. Se nos informo que Fue elección que finalmente tuvieron que hacer lastimosamente después de haber pasado 60 años de la fecha en que Lloyd La Beach unos de los atletas más sobresalientes y excepcionales en toda la región y quien había logrado ganar más de una medalla olímpica en los mismo juego mundiales de olimpiadas.

En cambio para nosotros los pelaos del Edificio Magnolia de esa vecindad de Calidonia, habíamos reconocido a ese ilustre desde esos tempranos comienzos de nuestra vidas. Lloyd La Beach fue y continuará siendo uno de los atletas más grandes que ha producido la comunidad Westindian Panameña uno quien ha sin lugar a dudas ha demostrado y seguirá siendo siempre nuestro héroe vengan tiempos mejores o peores. Síganos la pista buscando otras entregas de ese ilustre y otros atletas de variados deportes producidos por nuestra gente del Silver Roll de la diaspora Westindian Panameña.

Esta historia continúa.