Tag Archives: invasion-de-Panama

La Muerte en el Barrio

 

Normalmente los días que siguen esa fatídica fecha del 20 de diciembre en que nuestra pequeña y pacífica República fue invadida por las fuerzas militares Norteamericanas, se convierten en una especie de retorno al Alzheimer colectivo- franco olvido de las miles de víctimas inocentes de aquel cruel ataque.  Continue reading

Continúa La Historia del Hostigamiento a Los Negros

Policia de la Zona del Canal de Panamá, circ. 1913

Fue en esa tarde en que estuve escuchando las historias de la vida de aquella pareja de nonagenarios que me recordé del giro drástico que había tomado mi vida. Solo podía pensar en la reciente invasión de los Estados Unidos en mi Panamá y que aquello me había agriado el alma hasta no poder mas trabajar en ese país, y que desde esos días del horror de 1989 me había dado a la tarea de concretar mis planes de volver a mi país, a mi tierra natal.

Para nosotros, los varones negros, pareciéramos haber heredado aquel pacto entre la Policía de la Zona del Canal gringa y los de la Policía Nacional de Panamá, desde los tiempos de 1904 cuando se comenzaron las excavaciones del Canal. Los historiadores panameños jamás recabarían esa información por la poca importancia que les daban a la historia de los de la raza Negroide Panameña. De que los Negros de habla Española pudiesen aspirar a escuela sin trauma en esos primeros años de la república era tener que dejar que los hechos de la historia contaran el porqué la mayoría de las gentes que residían en las áreas de la campiña panameña no lo habían hecho mucho antes.

De aquellos tiempos y de aquellas áreas de las cuales se les había vedado a los del campo incluían las áreas de las ciudades cercanas al Canal, áreas que nosotros hoy llamamos áreas metropolitanas. En los tiempos del General Omar Torrijos recordaba estar viajando en coche en ese año de 1974 cruzando ese Puente de las Américas que había reemplazado el famoso Ferry de La Boca. Habían pasado casi veinte años desde que me había emigrado al norte y al llegar a la ciudad con un automóvil que cargaba placa de New York, en muy poco tiempo, me encontraría cara a cara con la Policía Panameña- todavía racista. Pronto me di cuenta que el tiempo no me iba a hacer escapar como varón de raza negroide de un Panamá racista.

Ni en 1974 ni en 1994 iba a poder en la Universidad hacerme escuchar sobre temática alguna de las que había estudiado. Además no iba a poder ni llegar a inscribirme como estudiante ni llegar a estar en banco de dato de uno que estuvo aplicando para plaza en ningunas de la facultad sin padrino alguno. En realidad era estar conversando con el sistema de la vieja y recordada pacto entre las autoridades Americanas y la oligarquía Panameña que gobernaba y que había acordado hacer de cualquier varón negroide otro mas de los esclavos del imperio Yankee de la Zona del Canal.

Aun para los Negros que estuvieron casi escondidos por años en los montes iba a ser igual que ciudadano westindian, negro de raza como lo era este servidor. Resultaría que había tenido que aplicar para documentos oficiales muy críticos para mi identificación como era la cédula, ese carnet de identidad personal que debía portar todo ciudadano panameño. Después me iba a resultar otra de las evidencias que iban a reforzar las sospechas que tenia sobre eso del porque no habían Negros Español hablantes en las ciudades de Panamá y Colon en los días de mi mocedad.

Luego unas nuevas amistades en los montes de Colon y Chilibre que se habían quejado del hecho de que no había sido sino después de los años de 1960 que la mayoria de las gentes que conocían de esas áreas rurales iban a poder estar aventurándose hacia las ciudades de Colon y Panamá para obtener por fin la preciada cédula y otros documentos oficiales que requerían como era las actas de nacimientos que probaban su ciudadanía.

Entre tanto, esos acontecimientos que Luisa y Jack contaban y que sus hijos corroboraban de haber vivido virtualmente en aislamiento por décadas sin que las autoridades se dieran cuenta de su existencia resultarían ser lo que les ocurría a la mayoria de los ciudadanos de color.
Era así que respectivos gobiernos desde ese año de 1903 iban a poder arrear al país hasta los años de los tiempos modernos. Aunque con todo y que estuvo esa presencia de un moderno Canal de Panamá por casi cien años, nuestro Panamá estaría en necesidad de poder administrativo y las infraestructuras físicas que necesitaba las gentes de una población creciente.

Triste era para un estudioso ciudadano estar presenciando en ese país de Panamá que había sido siempre en toda su centrista gobernación Ciudad Estado de Panamá. Iba a permanecer lamentablemente en un sitio de tiempo todavía trabada en un remolino de problemáticas que requerían cambios radicales en como manejar los temas humanos sobre cultura social, salud ambiental y sanidad de los ciudadanos, todavía al borde de los tiempos que estuvo divisando el Edil Victoriano Lorenzo y después Omar Torrijos Herrera.

Esta historia continuará.