Tag Archives: Diaspora-Panameña

Compilando una Biblioteca de la Historia de Los Negros

Esta es la Biblioteca Pública de Nueva York-
New York Public Library, en Manhattan, una
verdadera joya y lugar en que pasé muchísimas
horas investigando el tema de La Diaspora Africana
en las Américas. Imagen gracias a El Mejor


La mayoría de todas las experiencias en que se adquiere informaciones con respecto a personas de la raza negra en este continente de Las Américas ha sido ganada descarga de frustraciones. Algunos de las bibliotecas y archivos más famosos del continente y las más confiables no tienen registros para la historia de negros o de las gentes de descendencia africana. Y así ha continuado siendo hasta en nuestros días, en especial para mi es que aquí en un país como es nuestro Panamá, en que los negros eran y han continuado siendo virtualmente la fuente laboral, muchos tiempos hasta en siglos llegando al siglo XVI.

Entonces ¿Cuáles serían las incidencias que han incitado a este quien escribe, como un desconocido quién tiene tanto amor por el arte de las escrituras, a continuar después de lo que ha estado contando y que usted lee aquí en estas páginas tan modernas del Internet? Son esas de entre otras que no pude encontrar en otra parte del mundo suficientes huellas que cuentan las actividades en la historia con respecto a las gentes denominadas de una raza Westindian de Panamá que es una amalgama de todas las otras razas Caribeñas.

Aunque los tiempos y la madurez habrían eventualmente curado esos comportamientos atroces de los gringos de la zona del canal de Panamá esos hechos que culminaron en las reversiones de esa zona franca no habían disuadido a las autoridades de los dos gobiernos principales en haberse tomado y transferido toda informaciones archívales vitales y la otra con un caudal de descendientes Westindian también esconde en sus archivos informaciones vitales cuando llegarían a tomar mando de valiosas fuentes archívales cuando cerró esa fecha de 1999.

Entonces nos es incluso tan difícil en este país de Panamá, un país en que la mayoría del grupo cultural Westindian Panameña, ha hecho tierra ancestral, verse como investigador que este haciendo investigaciones sobre ellos. Mas bien llegan a nuestra tierra natal científicos de todas las latitudes de la tierra, así como también llegan al Continente de la Antártica a hacer estudios.

En cambio le es más fácil hacer estudios sobre los seres del reino animal que de los panameños que son de descendencia Westindian. En los nuevos Archivos Nacionales de Panamá no pudimos encontrar a funcionarios que fuesen asignados a salvaguardar informes vitales a nuestros intereses. No pudimos ni sugerir que como en cualquiera biblioteca se nombre funcionario que sepa de referencia, sobre asunto tan importante, o sugerir que se tome en cuanta nuestro querellar como unas de las ofrendas del moderno mudo de bibliotecología.

Peor, nos ha ido en la Universidad de Panamá en donde los profesionales de las cátedras de humanidades todavía no han idealizado Estudios de la raza negra como especialidad dentro los estudios con derechos humanos de existir y además por consiguiente son hoy más raro que en 1977 cuando y después que había este servidor elegido con tan airoso animo el tema de estudio con que me había graduado con Licenciatura de la universidad en Nueva York.

Incluso en el departamento de Estudios del Negro y de los Estudios del Puertorriqueño en el cual había logrado graduarme se rumoraba preocupaciones en respeto a mi opción de materia en desarrollar cátedra. Debo confesar que realmente había yo puesto mis esfuerzos primordialmente en Estudios Afro-Hispanos a propósito y había seguido a la vez los estudios que se hacían de las experiencias Negra norteamericanas, con ahínco hasta más de cualesquieras de mis compañeros de clase. Entonces me era estar graduado y de estar aguardando la hora en que iba a poder conseguir llegar a casa a mi Panamá, en que podría llegar a darles a los estudios compilados ese toque final, aunque fuesen para estudios que incluso no me iban a ganar grado doctorado.

No obstante es de recordar tiempos en que respuestas de los departamentos universitarios fuesen igual que las recepciones que había llegado a recibir en “mi Panamá querido.” “No eres ni Negro ni Puertorriqueño, ni Panameño.” Tiempos fueron en que por lo menos fue cómo interpreté los rechazamientos sutiles que estuve recibiendo. No fue hasta logre cambiar el enfoque a estudios en que todos y cada uno de los de la raza humana íbamos a llegar. Esa Gerontóloga Social fue en donde llegaría a poder realmente enfocar mis experiencias de estudios de las razas negras de esos estudios sobre la calidad de vida y el envejecimiento de las minorías en los Estados Unidos de Norte América.

Todo lo anterior dicho no significa de ninguna manera que estoy demandando ser uno de los primeros eruditos en haber estudiado estudios negros por cuenta propia. Es que puedo al fin llegar a tiempos en que puedo proclamar que en realidad tengo deuda que pagar con otros eruditos quienes se las ingeniaron para enseñases a si mismo y que son luminarias con que me he encontrado a lo largo de esta humilde historia.

Es aquí que debo divulgarles a ustedes mis lectores que yo he encontrado en mis investigaciones a investigadores de la Diaspora Negra que han existido desde tiempos inmemorables. Alguno que han estado estudiando a entre el siglo XVl hasta el siglos XlX, y de otros que me han llegado mis conocimientos en estos últimos años, quienes son de está generaciones pasadas del siglo XX, esos quienes han hecho del tema trabajo de toda una vida, eso de estudiar a su gente, en la Diaspora Africana de las Américas.

No obstante en el curso de la formación de la verdadera identidad de gentes que han estado ocultados de todos nosotros por demasiado largos tiempos, he hecho eso mi pasión de toda una vida de llegar a ser como algunos de estos hombres y mujeres luminarias entre nosotros más brillantes.

Esta historia continúa.

Honor a la Etnia Negra en Su Día

Nosotros los Panameños Westindian damos bienvenida a este siglo veintiuno y nos unimos a todas las gentes del mundo que tengan esa Cristiana Fe, de que nuestro Dios de la Paz nos ha llenado de una tremenda fe por la seguridad de toda la humanidad. Por aquello nos mantenemos con fuertes esperanzas de que podamos llenar ese mandato espiritual que tenemos con nuestros progenitores. Que, como ellos quienes lograron mantener sus cabezas sobre las olas odiosas del vil desairar de la simple bondad humana que nos absorbe toda la atención, nosotros los hijos de las gentes de la etnia Westindian de la Diáspora Panameña, hacemos un llamado a la juventud para que, juntos, llenemos todo el universo con el Espíritu de la Bondad Amorosa de nuestro Dios.

Tenemos esperanza de que todas las personas en sus hogares, o que estén visitando un lugar Sagrado, lleno de esa energía divina, que lleguen a poder prender una tea, o un candil de vela pequeña, como testimonio de nuestra fe. Que este simple acto tan lleno de fe, haga brillar nuestra luz por la Verdad Divina. Oramos pues por que también este día de fiesta traiga ese poder Espiritual que ha de darnos ese respiro, que tanto nuestro mundo necesita, a pesar de la desatención a las locuras y el humor de la beligerancia que quiere perseguirnos. Verán pues que tenemos esa fe que por el resto del año venidero, hasta que nos reunamos nuevamente en espíritu de fiesta, nuevamente veamos ese espíritu divino en nuestras vidas y en el planeta Tierra.

Así, pues, yo oraré por ese Amor Divino y esa ética por el trabajo, como ángeles mandados a socorrernos, nos llene la atención y nos colme todo nuestro ser. Así, llenando nuestras atenciones para que no prestemos atención a un ambiente corroído, así llenándonos de esos sentimientos jubilo y de bienestar, que lleguemos a reconocer las bendiciones que realmente necesita nuestra humanidad maltratada. Oremos, pues, que las gentes podrán vestir en colores llamativos de nuestra etnia, y que las damiselas y los niños puedan bailar como sus almas dicten ese homenaje al Espíritu que hizo al mundo y a la África Negra también.