Tag Archives: Chombos

Un Carácter Impecable

Imagen gracias a NASA

Imagen gracias a NASA

Ese incidente que involucró a la policía y a mi vecina Doña Dora había dejado una profunda huella en mi psiquis; tanto así que yo estaba esperando otro ataque a manos de mi padre, sólo que esta vez yo estaba dispuesto a luchar con él por mi vida a toda costa. Continue reading

Los Juegos de Niños

Tal vez, mi pasatiempo favorito era escuchar el Armed Forces Radio de los Estados Unidos.

Tal vez, mi pasatiempo favorito era escuchar el Armed Forces Radio de los Estados Unidos.  Imagen gracias a digitaldeliftp.com

Mientras formábamos nuevos lazos de amistad, jugábamos los mismos juegos de niños de siempre. Mi hermana menor disfrutaba de todo este jolgorio al organizare en los juegos como Ring Around the Rosie -Anillo Alrededor de Rosie- juego infantil en el que los jugadores bailan en rueda al son de la melodía de una canción de cuna y cuando escuchan las letras “todos caen” todos los niños caen al piso de una vez. Al principio, los mismos juegos de Indios y Vaqueros y los cantos para saltar la cuerda de las chicas parecían hacer nuestra transición un poco más fácil ya que nuestros nuevos amigos del barrio también eran nuestros compañeros de clase. Continue reading

Ahora Éramos Paña

Imagen gracias a avidaebela.wordpress.com

A los pocos días unos hombres vinieron por Maye para llevársela para siempre, lejos de todos nosotros.  Estos Señores entraron en la habitación donde la velábamos y nos ahuyentaron tanto a los adultos como los niños. Continue reading

¡Chombo!

Arribada de negros Antillanos de las islas Británicas de Caribe al puerto de Colón. Imagen gracias al BBC.

No fue hasta la década de los 1940 en la que eventos como el devastador incendio que prácticamente destruye la Ciudad de Colón en la costa Atlántica haría despertar en un niño el gran deseo de saber realmente quien era. Además, durante este periodo de mi niñez se me revelaría una cierta actitud de odio hacia nuestra raza de parte de uno de mis compatriotas panameños de habla castellana que aunque no era vecino conocido se atrevería murmurar esa palabra “¡Chombo!” haciéndome reconocer desde entonces el mundo en que había yo nacido. Continue reading

Las Agresiones Políticas de la Década de los 1930’s

Las imagenes muestran dos de los
numerosos, y muy respetados English
Teachers, Teacher Millington (Colón) y Teacher Webster de La Boca.

Fue durante esos difíciles años en que mi Tío Eric se estuvo esforzando por salir adelante en su vida educativa y privada, en que los epítetos contra la nuestra raza aparecieron. Era algo insólito que nunca antes se había conocido, ni visto que se utilizaran en los entornos de nuestros barrios. Además en las ciudades urbanizadas se había hecho tan popular aquello de negativamente estar incendiando ánimos beligerantes con aquellos negativismos para representar a nuestra etnia de negros Westindians. Pero habían llegado los tiempos de agresiones en que muchos de los vecinos iban a estar usando esos epítetos de Chombo, Yumaco, Meco y otros términos denigrantes. Continue reading

Las Olimpiadas de “Poder Mundial” de Londres 1948

La imagen capta el “foto finish” de
la competencia de 100 metros (final)
de las Olimpiadas de 1948 en Londres.
Foto gracias al BBC.

El año era 1948 y las olimpiadas para los cuales Lloyd La Beach había estado arduamente entrenando por toda su joven vida iban a ser celebradas en el mes de mayo en Londres, Inglaterra. Fue interesante observar que hasta esos entonces que eran tiempos de la última parte de la cuadragésima década del vigésimo siglo de nuestros tiempos, en el país llamado Panamá las personas de la raza negra y en especial los descendientes de los denominados Westindios o Antillanos derivados de esos que habían sido trabajadores en el Canal de Panamá, esos quienes eran los mismos que habían sido burlados y llamados “Chombos” por la población nativa criolla. Habían sido cucados y obviados, aun mientras habían sido la fuerza más voluminosa de trabajadores y además prominentes en campos deportivos en la pequeña nación Ismeña. De hecho, era el único grupo de haber realmente organizado el atletismo de pista y campo y de haber formado clubes atléticos y por lo tanto, dominaban en el deporte de la pista y campo en el país.

Entre tanto para el joven Lloyd LaBeach quien había llegado a su máximo nivel de preparación, estuvo en esa hora acercándose a los 26 años de la edad, y el viaje a Londres, Inglaterra iba a ser el viaje más largo que había hecho desde los principios de su carrera universitaria en los años tempranos de la década de los 1940’s. Su arribo al aeropuerto de Heathrow de Londres le hizo sentirse como el único panameño en todo el país entero de Inglaterra. Así fue que aunque Lloyd acostumbraba a estar caminando y charlando a menudo con el entrenador jefe del equipo atlético de UCLA, de nombre Duke Drake, había preferido la compañía de su amigo y entrenador de muchos años de Panamá, el joven Coach Carlos Belizaire Bussette.

Durante las semanas que precedían los grandes acontecimientos olímpicos Lloyd había estado teniendo sueños de lo que era sus actuaciones en esos juegos. Sueños que se repetían y que en los cuales él “había abatido en el campo” todos sus competidores. Estos sueños proféticos, sin embargo, habían llegado a verse eclipsados por una tristeza cuando despertaría y parecía todavía no entender el porque. Lloyd La Beach, sin embargo, era extremadamente valiente, y sabía que sus hermanos del Club Atlético Roxey de Panamá y de toda la gente de Calidonia, además de sus familiares en Jamaica hacían que sus rezos se fijaran en él.

En la noche antes de la reunión competitiva en la cual él estuvo empizarrado a estar compitiendo él otra vez había tenido ese sueño preocupante. Esta vez, sin embargo, él se despertó con un sentido del reaseguro que alguien le decía, “En lo que suceda hoy no te deprimas y no protestes.” Llegaría a estar Lloyd en calentamientos con el resto de los atletas en el estadio en donde otros competidores de la pista y campo hacían las mismas cosas. El estadio muy pronto parecía estar lleno a capacidad con una fanaticada expectativa que esperaba ansiosa ver a esos seres humanos más rápidos del planeta de su tiempo competir.

El llamado llegaría repentinamente de funcionarios del equipo olímpicos para que los corredores competidores aparecieran en sus puestos en los bloques que dieran comienzo a la carrera legendaria y esperada carrera de los 100 metros planos. Fueron momentos espeluznantes desde que esos juegos de olimpiadas especiales, habían sido reinstalados después de los finales de la Segunda Guerra Mundial. La atmósfera durante estos eventos no había resultado tan electrificantes como, por ejemplo, durantes las olimpíadas de tiempos de preguerra. El corredor competidor que representaría al país pequeño de Panamá, después de todo, sería el que iba a estar desafiando los velocistas de las potencias mas importantes del mundo como los de Gran Bretaña y los Estados Unidos de América. De hecho, ese día no había tenido interés alguno irónicamente para la mayoría de las gente de un Panamá, que estuvo redoblando esfuerzos para repeler de su país a esas gentes Westindian quien Lloyd iba a estar representando en este unos de los mas grandes eventos de estos acontecimientos.

El escenario estuvo fijado, pues los corredores se habían al fin colocados en sus bloques de partida para una carrera que iba a durar a penas los 10 segundos, Carrera que iba a marcar jalón de siglo en el cual las gentes “Westindian” como gentes, iban a estar alcanzando tanto para la humanidad entera y del cuál iban las gentes del mundo saber tan poco de ellos.

Antes de que ese tiro de partida sonara claramente, parecía a los espectadores que los corredores habían despegados. Los dos velocistas Estadounidenses quienes, en su país de Estados Unidos, eran además enemigos jurados por la disparidad en el color de su piel, repentinamente estuvieron en contra del Panameño Westindian, Lloyd La Beach, quien había estado representando todo lo extraño y extranjero a ellos. Aquel día, para ese inmortal La Beach, el campo entero de velocistas eran sus enemigos, pues que sus piernas largas pronto servirían como alas y timón para mantenerlo en la pista hacia la línea final de la carrera.

Tenían ellos todos los corredores un buen comienzo después del estallido y estuvieron amontonados en un calor a muerte cuando se estuvieron acercando a la línea del final. Se les veía estar estirando el cuello y torsos para ser los primeros en marcar en la travesía de la cinta. Los fanáticos privilegiados de ese día eran los muy pocos que habían tenido la suerte de tener asientos en la línea del final. Algunos juraban haber visto al corredor Panameño batir la línea antes del grupo entero de velocistas que llegaron a la línea del final. Sin embargo, tendrían que aguardar la decisión de los jueces de línea que tomaban un interminable largo plazo para decidir quien había ganado. Examinaron las fotos desde todos los ángulos del final de la carrera una y otra vez.*

La decisión pronto fue rendida. El Primer lugar: El Señor Harrison Dillard de los EE.UU., registrando 10.3 segundos, y fue el que se le concedió la medalla de oro. El Señor Barney Ewell, de los EE.UU., llegaría en segundo lugar con una marca de 10.4 segundos y se le fue concedida la medalla de plata. El Señor Lloyd La Beach de Panamá, registró también 10.4 segundos se le fue concedido la medalla de Bronce. Cuando los aplausos tronantes de la muchedumbre de las gradas terminaron había sido evidente que eran para el desafiador intrépido, Lloyd La Beach de Panamá. Cuando después de haber escuchado el Himno Nacional de Panamá nuevamente la muchedumbre en las gradas aplaudía mientras que permanecían los tres campeones en el círculo del honor durantes las ceremonias, que marcaban por primera vez en los famosos juegos olímpicos del mundo medalla para el país de Panamá famoso por su canal.

* “Cabe destacar que en esos entonces no había relojes electrónicos de sincronización automática en Wembley, tan solo se usaban foto-finish normalmente para carreras de caballos, y tan solo fue utilizado para ayudar a los jueces decidir las colocaciones de esos animales. Aunque los sistemas automatizados fueron utilizados en las olimpiadas de 1932 y 1936, a partir de los anos de 1952 a 1968, estos cronómetros sincronizadores no fueron reconocidos como había sido en los juegos de 1972 en Munich, Alemania. Las estadísticas que se obtuvieron después y que comparaban los tiempos oficiosos, horrorizaron a los oficiales olímpicos por las diferencias de tiempos, a veces excesivas, entre los electrónicos y sincronizaciones manuales oficiales.” Viene de la BBC- de la serie Una Moderna Historia de Gran Bretaña.

Esta historia continuará.

Los Asentamientos Segregados de Plata- La Ciudad de Colón

La Ciudad de Colón circa 1910 cuando estaba poblada mayormente por los Afro Antillanos. Imágen.gracias a Wikipedia.

Colón es la ciudad portuaria en la costa Atlántica del Caribe de la República de Panamá y es realmente la entrada del lado Atlántico del Canal de Panamá. La ciudad es también la capital de la provincia de Colón y ha sido históricamente y en virtud de su población la reconocida ciudad en segundo lugar de importancia de la República de Panamá.

Continue reading