Category Archives: Comida Afro-Antillana de Panamá

Y Durante la Época Navideña…El Saril

El vibrante rojo del Saril englana la mesa navideña.
Así aparece el Saril en el mercado durante esta época navideña.
El Saril preparado sin la raspadura simplemente
no sería Saril.

Por fin ha llegado la temporada de Navidad y los miles de sacos que contienen productos agrícolas en el mercado de abasto se tiñen de rojo con la producción de Sorrel o Saril (pronunciado sah-ríl), como se ha llegado a conocer entre el pueblo hispano aquí en Panamá. Es la materia prima para la preparación de nuestra tradicional bebida de fruta durante este tiempo navideño. Continue reading

Guacho de Cabeza de Puerco con Arroz

Una cabeza de puerco ya cocida, deshuesada y lista para guisar con el sofrito y su salsa preferida.


Sabrosísimo arroz con coco.
www.muchogusto.net

Mientras me estuve recordando de los gratos momentos que había pasado conviviendo en la Provincia de Colón con mis gentes Westindian, no tendría mucho tiempo para meditar ya que llegaron a servirme. Tenía delante de mi en la mesa un plato que era tan colorido y bien presentado tanto como prometería ser delicioso. Ese primer bocado revelaría un sabor que no había yo probado desde mucho antes de que había dejado la Madre Patria para irme a probar fortuna en el extranjero. Continue reading

La Cena con Amores de Antaño

La hoja del Calalú o Callaloo


El amor que se tenían esos ancianos se revelaba cuando el Señor
Jack comienza a relatarnos que él estuvo al tanto de todo lo que su mujer nos había contado. Además, él deseaba darnos su versión de los hechos de esos días que nunca volverían a ser. Inmediatamente y con energía que sorprendía para un hombre de su edad comenzó a narrar su historia.
Nos contaba como había sido que él llegó a esos entornos de una jungla Panameña trabajando en una de los mas importantes proyectos de construcción del Canal, la construcción de la Represa Madden.

Decía el Señor Jack, “Yo realmente me vine a Panamá con muchos otros hombres, y me quede con ellos. Eramos del sur de la India y conseguimos trabajo al llegar. Nos decía con esa calma de uno que apenas recuerda su vida en la India. Luego lo escuchábamos decirnos “Nosotros conseguimos trabajo por allá y nos quedamos en esos entornos hasta que el trabajo terminara, o sea, hasta que termináramos de ver la Represa Madden terminada y funcionando.” De pronto Luisa, tan animada como siempre, dice “¡Sí Señor! Así que cuando yo tuve mis primeros hijos con él me los llevaba hasta allá conmigo. Por esos montes nos íbamos a ver a nuestro viejo Jack.”

Mientras nuestros anfitriones hablaban me habían hecho olvidar que estuvimos en una fiesta, hasta que repentinamente el primer curso de la faena sale de la cocina. Así fue que el embriagador aroma de una excelente y tentadora sopa entusiasmaba mis sentidos, ya que a esa hora era lo mejor que habían podido servirnos para nosotros que estuvimos totalmente engrosados en conversación tan amena. La sopa era un “guacho” de verdura del apreciado Callaloo con Cangrejo, y estuvo sazonada con el caliente picante Hindustán del curry, servido en una sopera desde la cocinita bien caliente.

El silencio en la mesa lo decía todo, mientras comíamos con gusto metidos en nuestro mundo de las especias de la cocina. Me perdí en mis propias emociones dando gracias por haber tenido a una anfitriona como Luisa que me había podido mantener alerto a otras cosas que no fueran los olores que emanaban de la cocina y que invadían a todo nuestro entorno. En esos preciados momentos de estar saboreando la rica sopa de mariscos podía darme el lujo de perderme en mis pensamientos- en esas historias que se nos habían revelado de una época que a nadie mas se lo habían revelado.

Hubiera querido salir, mentalmente, de esos espacios en que me encontraba para estar a solas anotando, con lujo de detalle, las historias que me contaban en un diario. Eran cosas que Doña Luisa y el viejo Jack habían hecho brillar con vida y relevancia ya que ambos de estos personajes monumentales habían vivido y sobrevivido una vida única y muy cercana a los tiempos coloniales de de nuestra historia Panameña.

Sentado a la izquierda de este ángel femenino, entidad que me había sacado de un depresivo estado mental, me di cuenta que antes de haber llegado a conocer a Luisa me había estado preguntando el por qué mi afán de estar cargando con un millar de información recabada de mis gentes que, al mejor, nunca llegaría a publicar. Antes de conocer a ese personaje que estaba sentada a mi derecha se me había ocurrido, varias veces, llegar a casa, recoger todos esos estudios, papeles y libros que había comprado y otros que me habían regalado y deshacerme de todo ese peso de estudios. Y es que la frustración me había hecho pensar de ese modo; sin embargo en esos momentos me sentía revivido, como el muerto vuelto a nacer.

Con el ánimo revivido le echaba, disimuladamente, vistazos a esa genial pareja que existían igual de enamorados el uno del otro por casi una centuria. Daba gracias a Dios por haberme facilitado ese encuentro con su ángel Luisa, que además de bella me había maravillado con una historia de la vida de los días de nuestros ancestros y, además, me honraba con la presencia de los ancestros que comprendían la gente de los tres continentes de la tierra que son el Asia, el Africa, y la América Indígena. De pronto me di cuenta que aquel había sido uno de mis sueños y que se me había concedido, y hasta en mejores circunstancias de lo que habría podido imaginar en ese momento y en el futuro.

Esta historia continuará.