La Religión Afro Derivada y el Sincretismo

Una pintura de una ceremonia Kumina.

Una pintura de una ceremonia Kumina.

Cabe mencionar que, tan pronto que emprendí mis estudios universitarios en Nueva York, comienzo mis investigaciones sobre las religiones Afro derivadas en Panamá. Para esos entonces pude encontrar muy poco o nada en referencia a Panamá en la Biblioteca Pública de Nueva York, o la Biblioteca universitaria, y sólo algunas pequeñas referencias acerca de las religiones del Caribe en el Instituto del Estudio del Hombre- Institute of the Study of Man.

En todo caso, lo poco que logré encontrar hablaba de la religión “Kumina” o “Cumina”, con la que yo podría comparar con lo que había visto y había sido partícipe en las ceremonias en Panamá. La religión Cumina, a la que los investigadores en ese campo de estudios se refieren, significa “culto a los antepasados” y mis estudios dejó entrar inmediatamente a la luz de un nuevo día. En ese momento había encontrado mas sobre las religiones afro cubanas, las cuales, en sus rituales, no se parecían en nada a lo que yo había experimentado en mi país de Panamá. Pero seguí forjando mis estudios de mi gente ya que me habían equipado para enfrentarme a los desafías por venir.

El consejo espiritual que Madame me había impartido incluía las palabras del Jesucristo:

Las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.” *

“the gates of hell shall not prevail against it”.

Seguí el consejo de mi querida señora y desde entonces he incluido esta frase en mi oración diaria.

Para mí la ecuación de la vida ha sido resuelto, y no por cualquier cosa relacionada con los académicos, escolásticos medievales de hoy y tampoco derivo ayuda de cualquier dogma, sino por la confianza en esa parte de nuestro patrimonio cultural que ha sido clave en mi interpretación de la realidad del ser, esa parte integrante del Pueblo Silver Roll de Panamá.

Mi tarea me ha sido revelada como un reto importantísimo para el espíritu de nuestros antepasados y para las mujeres, especialmente, sobretodo, las que más tarde seguirían a sus compatriotas a un medio ambiente hostil y deteriorado llamado Panamá. Ellos y ellas fueron movidos por el Espíritu de nuestros antepasados para organizar a la gente en iglesias.

Por lo tanto, no fue una sorpresa que una mujer tan pionera como mi abuela paterna, la Señora Fanny Reid, me eligió, en particular, entre todos sus nietos, para seguirla por toda la Ciudad de Panamá recién urbanizada para participar en las ceremonias Beji- Nite. De hecho, los investigadores sobre el tema de las religiones Afro derivadas han aludido a esta práctica tradicional en Jamaica, de donde ella vino, de la elección de uno de los hijos de promesa entre sus descendientes para mantenerse al día con las antiguas prácticas religiosas y las revelaciones.

Tales expresiones religiosas como el canto espiritual y la danza, la posesión de espíritus, hablar en lenguas y actos de sanación, combinados en el sincretismo de las dos creencias africanas y cristianas son ahora parte de nuestro “patrimonio cultural inmaterial”. Tanto es así que incluso la palabra “Pocomania “, que es una aberración conceptual cuyo significado en general, en la lengua europea, tiende a ver todo lo relacionado con la cultura africana en las Américas con una connotación negativa de simular “un poco de locura”, como siempre ha existido con el sistema colonial tradicional de ver nuestro patrimonio cultural como “un poco de locura”.

Esta historia continúa.

Leave a Reply