Las Ceremonias de la Religión Beji-Nite

jamaicabarbadosMi creciente interés personal me haría un socio mas que dispuesto de mi abuela paterna, Fanny E. Reid, particularmente en nuestras excursiones en el “bush”. Con frecuencia, visitábamos a diferentes ceremonias religiosas en transporte público hasta los recónditos vecindarios de Chivo-Chivo y Chilibre que hoy quedan mucho mas accesible por automóvil que en aquellos días a finales de los 1940.

Fue me abuela quien me había contagiado con su gran atracción a esas solemnes ceremonias y más tarde yo tendría la oportunidad de estudiarlas como una especialidad personal en el nuevo campo del movimiento de estudios negros- Black Studies- de la década de los 1960 en los Estados Unidos. Aunque yo tuve la oportunidad personal, o mejor dicho privilegio, de participar de este tipo de ceremonia en Panamá, no fue hasta que viví en los Estados Unidos que yo podría saciar mi profunda curiosidad y, finalmente, tendría acceso al conocimiento intelectual que revelaría algunos de los símbolos místicos y los colores utilizados en esas ceremonias.

La relevancia de los colores usados en las religiones de origen africano que acreditan los grados de avance espiritual del adepto en nuestras ceremonias religiosas Beji-Nite en Panamá se me aclararía a medida que me alentaría dentro de mis estudios de la literatura sobre este tema.  Señalaría un triunfo para mí al ocuparme en los estudios de los rasgos africanizados que nuestra cultura Westindian Panameña me reveló. Dado que, a mediados de la década de los 1960, había también participado brevemente en el estudio del arte marcial antiguo de Judo que la cultura japonesa me había enseñado, me convencí que el arte del combate y defensa personal y la tranquilidad que le da a uno resalta los aspectos de la defensa espiritual contenidas en nuestras propias religiones afro-derivadas.

Fue entonces cuando busqué en mis investigaciones etiquetadas como la religión “Pocomania” derivada de nuestros antepasados de Barbados y Jamaica de Panamá. A raíz de estos estudios descubro que el uso de la palabra Obeah por nuestra gente Westindian era un eslabón muy importante que los investigadores en las Indias Occidentales (West Indies) habían vinculada al pueblo “Myal” de la cultura Bokongo de África Central. Una vez que hemos reconocido y comprendido a todo nuestro patrimonio histórico cultural inmaterial nos incumbe, como descendientes del Silver Roll de la antigua Zona del Canal, recuperar o volver a tomar su esencia y hacer de ella una tradición como lo antes era.

Es crucial para nosotros reconocer que nuestra herencia ancestral ha sido oculta por demasiado tiempo muy a nuestro detrimento. Para nosotros debiera convertirse en el deber de respetar el trabajo de todos los grandes investigadores africanistas señalados que pasaron años estudiando nuestras religiones derivadas de África que habían sido practicadas desde el principio de los tiempos, y del nefasto trata de esclavos que causó tantos estragos entre nuestra gente. Estas religiones Afro-derivadas que practican en Barbados y Jamaica abiertamente desde el siglo dieciocho han llegado a nosotros por varios medios, incluso hasta nuestros días modernos y su medio electrónico maravilloso.

Es aquí, en Rapsodia Antillana que queremos declarar que la religión Beji-Nite ha sido una importante parte de nuestro patrimonio cultural Afro Antillano de Panamá y que, por lo tanto, honramos y veneramos conscientemente a nuestros antepasados africanos hoy en el siglo 21 y más allá.

Como alguien que ha sido un escrupuloso observador de mi pueblo Westindian panameño que se asentaron en nuestro país con poca intención de volver a sus islas de origen en las Indias Occidentales, hoy, quiero pronunciar una disculpa pública y les damos las gracias por su visión al adherirse a la práctica de estas ceremonias de adoración dirigidas a nuestros antepasados. La práctica de estas ceremonias antiguas ha sido un valioso legado cultural para nuestro beneficio como sus descendientes.

Aún hoy recuerdo, cómo cuando era niño e iba en busca de formación religiosa, observaba que muchas de nuestras personas de raza negra que hoy se consideran miembros de las iglesias negras organizadas y se identifican como cristianos, son, de hecho, creyentes y parte del renacimiento de Sión, Kumania e incluso de las religiones Pocomania.

En la República de Panamá nuestras iglesias Beji-Nite y otras iglesias Afro-derivadas se dan la mano en su misticismo y, en esencia, son basadas en las instituciones de Barbados y Jamaica. Ambas iglesias son netamente Westindian panameña y muy similares en su atuendo ceremonial con el simbolismo de colores y con las formas más potentes de la posesión en trance en sus rituales. Las ceremonias y sesiones de adivinación que se llevan a cabo en estas iglesias, como yo he señalado personalmente y según los informes de los investigadores en el campo, se organizan para fines generales de la curación.

Sin embargo, como he tratado de inculcarle a vosotros, ellos también tienen el objetivo de mantener la tradición religiosa con vida y restaurar nuestro amor por el medio ambiente y, sobre todo, para honrar a nuestros antepasados. Estos motivos nobles en sí mismos son una curación.

Esta historia continuará.

Leave a Reply