Modelos de Liderazgo – El Reverendo Nightengale

El Reverendo Obispo A.F. Nightengale,  Rector de la Iglesia Episcopal de San Pablo en Santana.

El Reverendo Obispo A. F. Nightengale,
Rector de la Iglesia Episcopal de San Pablo en Santana, Ciudad de Panamá.

A esas alturas de mi vida la noción de las cualidades que dignifican a una persona debió haber ya estado fijo en mi mente. Sin embargo, yo seguía buscando. Para nada ayudaba el hecho de que no habían áreas físicas en la ciudad, lugares como bibliotecas, salas de conciertos, u otros emporios culturales, para ayudar mi búsqueda y brindarme herramientas con que yo pudiese acercarme a esos “modelos”. Así que, había llegado a la edad en que desarrollaba ese característico cinismo de adolescente, lo cual comenzaba a afear la buena crianza.

Entre tanto, asistía a la Iglesia Episcopal San Pablo con mi tía Berenice, la perpetua criada, quien formaba parte del coro. Domingo tras domingo seguía obedientemente a mi tía y así me involucré en la escuela dominical como ella lo había deseado. En mi continua búsqueda de modelos de liderazgo llego a encontrar en esta iglesia el único hombre que yo podía respetar en ese sentido, el venerable Reverendo A. F. Nightengale.

En mis andanzas dominicales con mi tía solía sentarme en esa iglesia a observar a ese hombre de tez morena y aspecto severo pero apacible. De hecho, en mi pequeño mundo él era la única figura sacerdotal con quien yo me había podido relacionar y a quien conocía de cerca en toda la República de Panamá.

Siendo un orador apasionado a veces, él se entregaba a sus sermones cada domingo. Se podía decir que me llegó a gustar estar contemplando a ese viejo reverendo, que, en ese momento de la historia de nuestra gente, era conocido como el Reverendo Nightengale. Yo escuchaba sus discursos con gran intensidad puesto que buscaba esos rasgos en su carácter que no había logrado encontrar en la mayoría de los señores de mi etnia Westindian.

Hoy día se habla mucho de “valores” pero en esos tiempos yo enfocaba la mirada en sus acciones y, sobretodo, sus palabras para detectar esas cualidades como la sinceridad, la honestidad, constancia y el verdadero sentido de lo que sería realizarse como un “hombre de verdad”.  Y es que, como las pequeñas hormigas, mis antenas permanecían en constante alerta para dar con estas cualidades en los hombres así como en las mujeres. Tenía una gran urgencia por encontrarme con estas aptitudes espirituales que me servirían de gran utilidad en el futuro. Dado este descubrimiento yo tenía la esperanza de conocer esa “hombría de verdad”.

En cambio, mi motivación de seguir mis estudios en “Spanish school” menguaba ya que siempre me encontraba en un salón rodeado de seres humanos alienados en donde los maestros ocasionalmente trataban de mantener algún tipo de orden. Durante las clases inevitablemente caía en una depresión profunda simplemente por estar observando mi entorno con nada constructivo que hacer.

En primer lugar, estaba la presencia de los chicos Afro Antillanos que habían llegado al fin de la escolaridad ya sea porque habían sido expulsados de las escuelas de la Zona del Canal y solo esperaban terminar quinto o sexto año para unirse a la fuerza laborar, o por el mandato en sus hogares que decía “ya llegaste a tu mocedad, ve y búscate trabajo”. Los demás chicos, los niños hispanos, atravesaban, mas o menos, la misma trayectoria solo que ellos no parecían estar tan alienados como nosotros.

De todos modos, ya llegaba al momento de decisión y de auto-identificación de verme como un hombre Negro que hablaba español. Esta actitud, eventualmente, me comenzaría a causar conflictos entre mis contemporáneos. Entre los negros Westindian, sobretodo, porque no entendían como yo podía ser tan Hispano y manejar los dos idiomas con tanta destreza.

Entre tanto, mis ocasionales visitas a la Iglesia Episcopal de Saint Paul en Santana me servían como un punto de referencia importante en la forma del Reverendo Nightengale y sus sermones y sus eventos culturales.

Esta historia continúa.

2 responses to “Modelos de Liderazgo – El Reverendo Nightengale

  1. Saludos! Solo para felicitarlo por su artículo sobre el Rev. Nightengale. A la vez aprovecho para señalarle que el mismo nunca fue Obispo de esta Diócesis, eso sí tuvo el cargo de Archidiácono.
    Bendiciones
    Rev. Manning Suárez
    Rector de la Parroquia Episcopal San Pablo

    • Cordial saludos, Rev. Suarez! Y sí, gracias a su atinado comentario pudimos corregir el artículo sobre el honorable Rev. Nightengale. Nuestra fuente, el Panama Tribune, 1945 lo describe como lo siguiente:
      “The Ven. A. F. Nightengale, B.D., M.B.E
      Archdeacon of Panama
      Rector of St. Paul’s Church, Panama who, in 1945, celebrated 30 years in the ministry.”

Leave a Reply