Susú, El Sistema Bancario de los Pobres

La fachada Art Deco del Banco Nacional de Santana.

La fachada Art Deco del Banco Nacional de Santana.

A pesar de que los tiempos habían cambiado y los barrios fueron poblándose cada vez más y aumentando en sus necesidades por bienes y servicios, algunas instituciones no podían o no querían seguir el ritmo. Tal era el caso de los bancos y parece que lo estamos viviendo nuevamente en el Panamá de hoy. En esos momentos en el Panamá de los barrios del Silver Roll no habían bancos disponibles para las damas en mi ruta del Susú .

El Banco Nacional, institución bancaria administrada por el gobierno, con su moderna fachada art deco que afirmaba tener sus puertas abiertas a los pobres para guardar su “chen-chen” en sus ilustres bóvedas, no reflejaba, sin embargo, la cruda realidad, que los bancos estaban hechos para atraer los ricos y la oligarquía. Los pobres no eran bienvenidos o incentivados para entrar en estos templos fiscales. Yo solía pasar todos los días por la entrada del Banco Nacional en Santana en mi camino a casa desde la escuela y jamas le daba ni el mínimo pensamiento a entrar.

Mientras tanto, mi abuela era capaz de no sólo mantener a su casa de cinco personas, incluyendo nietos cuyos padres los habían abandonado, pero mantenía una apariencia de bienestar mediante el mantenimiento de su “sistema” de la inversión en el Susú y en su fe inquebrantable en el lotería.

La estructura del Susú, también conocido como “Boxhand”, “Pardners”, “Mains”, etc. en las islas caribeñas, y en español “Sociedad”, había habilitado a mi abuela a lograr muchas cosas; inclusive, pudo realizar un muy anhelado viaje de regreso a Jamaica. Después de ganar el premio mayor con uno de sus números favoritos, el número que yo habitualmente iba en busca para ella, ella pudo hacer sus maletas y regresar a su natal Jamaica, la tierra que no había visto desde que pusiera pie en tierra firme Panameña en el año 1911.

Es por eso que me parecía que yo era el “hombre clave” en este modo informal de la banca practicado en los barrios no sólo en Panamá, sino, en muchas partes del mundo, incluyendo el Caribe. En cualquier lugar que la gente quería guardar una gran cantidad de dinero el sistema del Susú ofrecía un mecanismo bastante conveniente para acomodarlos sin mayores requisitos, solicitudes, tratos con irascibles cajeros, etc. Eso sí, el Susú implicaba una gran cantidad de confianza y la honestidad absoluta por parte de los miembros, generalmente mujeres, que lo manejaba.

Mi abuela , de hecho, había sido escogida para la gestión de un antiguo y bien conocido sistema en todo el Caribe. Este importante sistema, como ya lo mencioné, era conocido como “Hands” en Trinidad y Tobago, “Boxhand” en Guyana , “Pardners” en Jamaica y “Susú” en Granada. Su procedimiento era relativamente sencillo ya que implicaba la rotación de “ganadores” al final de cada período de “pay off”.  Si la inversión de cada miembro era, digamos, $100 y había 30 miembros, a continuación o al final de cada rotación (mensual , tal vez) la persona a quien le tocaba en la rotación sería la ganadora y recibía el pago de $ 3,000 en forma de efectivo. Los compromisos de pago siempre eran inmediatos y nunca supe de una violación de la confianza que las mujeres tenían entre si.

Un hecho que no dejaba de sorprenderme, sin embargo , era que mi abuela, una Jamaicana sólida, con muy poca fluidez en el idioma español, era totalmente capaz de mantener este sistema elaborado con otras mujeres que hablaban solamente en español. La mayoría de los miembros, sin embargo, eran de ascendencia Antillana.

Esta historia continúa.

Comments are closed.