Los Inicios del Movimiento de Marcus Garvey en Panamá

Entre los caudillos que emanan de esos conflictivos tiempos después de la conquista europea en el continente de las Américas surge desde Jamaica y estados unidos ese quien sería el célebre y polémico líder, Marcus Mosiah Garvey. En esos entonces de mi vida con mi abuela solía ella hablarme de las hazañas de Marcus Garvey en sus andanzas por Estados Unidos, América Central, y las Antillas Occidentales y como se encontraba con las crudas condiciones de esclavitud de obreros negros en la Zona Canalera casi un siglo después de la supuesta abolición de la esclavitud en las Antillas.

Todavía a esas alturas de nuestras vidas iba yo a estar oyendo el susurro nocturno de conversaciones entre mis tías y mi abuela, quienes eran las sobrevivientes de esas épocas severas para nuestra raza. Muchos años mas tarde me iba a tocar en la universidad de la ciudad de Nueva York revivir rodeado de los pocos textos y otros tomos literarios que describían algo de ese “caudillo negro” conocido por su organización, La Asociación Universal Para el Mejoramiento de la Raza Negra-UNIA- The Universal Negro Improvement Association.

Tras organizar a UNIA se transforma en el movimiento masivo de personas de ascendencia africana mas grande que se haya visto antes o desde entonces. De hecho, en 1922, sus varios millones de miembros en los Estados Unidos, las Antillas, América Latina y África eran considerados una importante amenaza para las potencias europeas que controlaban África. Garvey no sólo fue pionero en la idea de que el “Negro es hermoso!” (Black is Beautiful!) y el movimiento “Regreso a África” (Back to Africa) sino que puso la liberación de África de la dominación blanca como su principal objetivo.

Se dice que el caudillo vivió en pueblitos a lo largo de lo que se conocía como Honduras Británica, Puerto Limón, Costa Rica, Bocas del Toro y la Zona del Canal de Panamá. Aquello lo habría aprendido yo de las lecturas en voz alta de mi abuela del periódico semanario, The Panama Tribune. En esos momentos íntimos en que yo tuviese a la abuela sentada y interesada en comentar sobre lo que a ella le interesaba, me comencé a interesar también en estos eventos tan importantes para nuestra etnia.

Me tomaba mi tiempo para dedicarle el merecido cuidado a sus cansados pies y mis “tratamientos” ya se habían hecho costumbre en eso de estar mimándola y, a la vez, trantándole los callos y juanetes que se formaron a causa de sus condiciones laborales; pues, ella trabajaba de pie casi todo el día en la gran lavandería de Ancón en la Zonal del Canal. Pues esos valiosos momentos también me servían para nutrirme de la historia de como eran esos tiempos de nuestra historia.

La historia del líder Marcus Garvey comienza a fascinar tanto como yo podía mitigar el sufrimiento de mi abuela y sus castigados pies de una obrera lavandera, recordando que el Cristo Jesús había adorado y lavado los pies de sus discípulos. Así que, a los pies de mi adorada abuela me encontrarían por los menos dos veces a la semana, durante toda esta época en que ella aun laboraba en esa enorme planta llena de lavanderas de ropa de los señores del Gold Roll. De lo que pude apreciar de las lecturas de mi abuela ese Señor Marcus Garvey había llegado a considerarse como un Mesías para el Hombre Negro de todo el Continente Americano quien se dio la tarea de redimirlos de las esclavizantes condiciones impuestas sobre ellos en estas “tierras ajenas y hostiles”.

A través de estos momentos con mi Mamí, me tocaría ser testigo de los sufrimientos de una diminuta dama, de pie todo los días de la semanas, semana tras semana desde las horas antes de que yo tuviera que estar en la escuela, gozando de los juegos de niños, hasta el atardecer en que la esperaba afuera de la planta cerca del cruce en territorio panameño. Como docto en la materia de preparar y reparar los pies, murmuraba yo, tomando en cuenta como los pisos de concreto habrían hecho su daño durante tantas horas de labor.

A todas las trabajadoras, mas bien, las planchadoras como mi abuela, las conocía yo. La Zona del Canal de Panamá, pensaba yo, les debía mucho más a estas humildes obreras considerando todo lo que ganaban del peaje de todos los vehículos y embarcaciones que viajaban por sus compuertas. Si por mejores condiciones para estos olvidados trabajadores negros abogaba Garvey, entonces yo lo apoyaba, decía yo mientras escuchaba con atención a mi querida abuela.

Esta historia continúa.

One response to “Los Inicios del Movimiento de Marcus Garvey en Panamá

  1. Hola, me encantaría leer la continuación de esta historia ¿dónde puedo hacerlo?

Leave a Reply