El Reverendo Nightengale y la Iglesia San Pablo

Bishop Arthur F. Nightengale, Obispo Episcopal de la Iglesia San Pablo ubicada en Santana.

Bishop Arthur F. Nightengale, querido Obispo Episcopal de la Iglesia San Pablo ubicada en Santana.

En esa misma noche de mis primeras experiencias con la religión y las personas “Dantescas” de mi niñez recordaba que era el año de 1945 en que me aseguraba que yo no era “enemigo” alguno. Todavía mantenía esperanzas de llegar a conocer la historia de mi tío difunto Eric tanto como mi fallecido abuelo Joshua Reid.

Esas dos figuras eran singulares ejemplos para mi por ser que el menor de los dos había podido graduarse del prestigioso Instituto Nacional que formaba a los hombres importantes de mi país, y mi abuelo había sido hombre clave en las obras y labores de la construcción del Canal de Panamá.

Mis deseos de seguir su modelo parecían sobreponerse a todos mis sentimientos de niño maltratado. Mis precursores hasta me recordaban que la congregación de la Iglesia Evangélica a la que estuve asistiendo esa noche era de mi raza West Indian, y que no todos eran enemigos. También recordaba a mi abuelo materno uno de los originales varones de mi temprana juventud que me trataba con tanto cariño.

En esa época de mi niñez empezaba a ver llegar a casa todos los fines de semana a mi tía Bernice de su empleo en la Zona del Canal. Ella, a mi entender, era una de esas perpetuas empleadas domésticas en la casas de familias gringas de la “Zona” cuya presencia en nuestra casa los sábados y domingos se había convertido en algo muy esperado por mí.

Comprendía que, para ella, el hecho de sólo venir y volver del trabajo a casa esos fines de semanas era su forma de fugarse de todo su labor ya que toda la vida estuvo envuelta en estar al servicio de sus empleadores Gold Roll, las familias blancas norteamericanos que vivían en la Zona. Incluso, era manera de conseguir un merecido descanso de todo el trabajo que ella hacía como mucama, cocinera y sirvienta y poder asistir a su querida iglesia Episcopal San Pablo.

A pesar de que ella casi nunca me hablaba de la religión, o cualquier otro asunto, ella se tomó el tiempo los domingos para mantenerme cerca de ella mientras ella asistía a los servicios dominicales. Por ende, me convertí en “amante” de ese ritual al acompañarla a la iglesia.

Los sermones y servicios en la Iglesia San Pablo eran presididas por el singular y muy atento Reverendo Arthur F. Nightengale quien era el sacerdote y Obispo (Archdeacon) y llevaba a cabo las “misas”, ya que era mi impresión que las ceremonias y otros rituales y todo lo que se hacía en esa iglesia de la gente de raza negra de San Pablo eran parecidas a los ritos de la Iglesia Católica hispano parlante.

Estas incursiones dominicales junto a mi querida tía llegaron a convertirse en algo muy placentero- algo que yo disfrutaba- al presenciar como el Reverendo Nightengale trabajaba y presentaba sus discursos ante su congregación. La congregación, generalmente, se conformaba en su totalidad por gentes de la raza Negra y me parecía algo muy nuevo ya que yo todavía me aferraba a mis creencias hispanas aprendidas en la escuela primaria y las clases de catequismo que tomaba en la iglesia Cristo Rey. Lo observaba y escuchaba todo con sumo interés.

Esta historia continúa.

One response to “El Reverendo Nightengale y la Iglesia San Pablo

  1. El Reverendo Nightengale y la Iglesia San Pablo | Rapsodia Antillana, me ha parecido muy genail, me hubiera gustado que fuese más amplio pero ya saeis si lo bueno es breve es dos veces bueno. Enhorabuena por vuestra web. Besotes.

Leave a Reply