Fuimos la Primera Clase Media de Panamá

La Renta 10.

La Renta 10.

El Karchi. Véase steam whistle.

El Karchi. Véase steam whistle.

El imponente Edificio Magnolia subrayaba la importancia de los vecinos Afro-Antillanos para el barrio de Calidonia. El último y más grande de los edificios de los alrededores habían visto el final de la terrible situación económica de la década de los 1930 como un auge en el sector inmobiliario panameño. El edificio se levantó, y sigue en pie, en la esquina de la famosa Calle “P” y la Calle Mariano Arosemana, que históricamente se había convertido en uno de los monumentos de la ciudad de Panamá, y en ese período se hizo conocer por albergar una pujante clase media Westindian.

Como hemos visto, los Barrios de San Miguel y Calidonia dieron a los trabajadores Silver Roll acceso cercano a la Zona del Canal para ir y venir de su trabajo rápidamente y así tener algún alivio de su estado denigrante en sus salidas y entradas diarias a la zona colonizada al escuchar el “Karchi” – el silbido anunciando la hora del almuerzo o al final de la jornada de trabajo- al igual que muchos pueblos en los Estados Unidos. De hecho, la Zona del Canal se manejaba como cualquier ciudad industrial norte americana.

Incluso la arquitectura de Magnolia destacaba una tendencia que se remontaba a los años 1930 en que la arquitectura panameña imitaba el “Art Deco” (1925-1939), estilo arquitectónico utilizado en ciudades de América y Europa. Con ese enfoque artístico en la fachada de concreto, ahora ofrecían apartamentos de dos habitaciones manteniendo las paredes y suelos de madera. Esta nueva versión de viviendas para la clase obrera ofrecía más espacio a la creciente clase media panameña en constante busca de vivienda asequible. La pujante clase media, sin embargo, que había comenzado con los obreros Negros Westindian, naturalmente sería seguida por el creciente número de mestizos panameños que ingresaban en un flujo consistente al servicio del gobierno.

La nueva clase media mestiza de la segunda mitad de los 1940, de hecho, se uniría a sus vecinos Westindian que habían sobrevivido a lo peor de las persecuciones racistas de los años entre 1904 y 1940 cuando surge una gran necesidad por desarrollar las zonas urbanas y construcción de viviendas, tanto dentro de Panamá como la Zona del Canal. Se convirtió en algo así como un frenesí de construcción en su momento que fue testigo de la construcción de edificios con un cierto encanto tropical mientras ofrecía un mínimo de funcionalidad tropical.

Cuando llega la segunda generación Westindian entre los 1930 y 1940 todo en materia de nuevas construcciones de viviendas para la clase trabajadora, de pronto, llega a un alto completo. En efecto, los tiempos habían cambiado desde ese periodo histórico en que los edificios representaban “comunidades de vecinos” y se habían convertido en un modo predominante de vivienda.

El enfoque ahora era de un tipo de vivienda orientada menos a la comunidad de vecinos y prevalece la cultura de aislamiento. Estos problemas y falta de diseños sostenibles para las crecientes clases obreras no se vuelven a abordar hasta que el desarrollo de las “Rentas”, que llegan a denominar las viviendas “interés social”.

Para los actores prominentes como las cercanas autoridades de la Zona del Canal, la fuerza laboral Westindian, que se mantenía disponible y con ganas de ser explotados, ya no sería importante. En el momento en que nosotros, los niños de la familia Reid, llegamos a ingresar a “Spanish School”, hasta las recién estrenadas escuelas públicas con nombres como Josefina Tapia y Guillermo Andreve se encontrarían cerca de la Escuela Pedro J. Sosa. Estas nuevas estructuras eran muy distintas a las clásicas “Casonas” espaciosas tipo tropical construidas originalmente de madera para servirle, en su mayoría, a los negros Westindian de La Zona del Canal.

Aunque las familias Westindian todavía abundaban incluso durante y después de la Segunda Guerra Mundial, gracias a la permanencia de salarios bajos en su lugar en el Silver Roll, había muy poco cambio en materia de sus necesidades de vivienda, sobretodo, como parte principal de la nueva clase media.

Esta historia continúa.

Comments are closed.