El Rejo del Teacher Phillips

Esta historia comienza en una de esas madrugadas invernales del trópico panameño después de una noche de incesante lluvia. La mañana amanece claro y soleado, sin embargo, para todos nosotros los de la cuna sería un duro despertar ya que nadie entre los adultos de nuestro humilde hogar se iba a recordar a despertarnos para nuestro día de escuela.

Éramos los únicos niños entre las cuatro personas que habitaban el cuarto, y aunque eramos niños pequeños no acostumbrados a la rutina de ir a la escuela, seguramente íbamos a llegar tarde a la clase de Teacher Phillips.  Sin duda estuvimos previendo muchos problemas esa mañana.

La verdad era que no habíamos estado inscrito en la escuela del Teacher Phillips suficiente tiempo para estar apareciendo tarde. Salimos de casa concientes del retraso y que iba a ser motivo de recibir un sonado rejazo. Nos apresuramos lo mejor que pudimos a lo largo del tramo de cuadra tras cuadra de una ciudad que todavía no conocíamos. La escuela estaba a lo largo de todo el barrio de Calidonia pasando casi al fin del barrio del Marañon. Hicimos nuestro recorrido lo más rápido posible pero nuestra carrera sería en vano.

Al momento en que llegamos seríamos dos niños más que se unirían a la fila de alumnos que el Teacher Phillips había detenido en la entrada. Esperamos en línea con nerviosismo mientras que el Maestro Phillips tomaba su tiempo en aplicar los fuetazos en la espalda de todo y cada uno de los tardíos que se presentara frente a él.

Cuando logra llegar nuestro turno yo me preocupaba por mi hermanita Aminta y, debo admitir, que ella se mostró de temple y aceptó sus azotes como una real Infante de Marina de los Estados Unidos. Sin llorar ella procedió a entrar al salón sin gemido alguno después de su paliza. Luego me iba a tocar a mi frente al Teacher. Hasta allí me convertí en una hoja posada en una rama temblante. Yo, sin embargo estaba más preocupado por el aspecto del rostro del Teacher que por el temido latigazo, el arma que él tenía en la mano.

Tan pronto que Teacher Phillips me mete el primer azotazo empiezo a retorcirme y a tratar de desprenderme de él. Al hacer es el Teacher estuvo más decidido en darme mi merecido. Entonces fue que escuché el Maestro decir en ingles, “¡Agárramelo!” Fue entonces que dos de los chicos más grandes de la escuela, quienes percibí ser de raza negra hispana, me agarraron mientras que el Maestro me aplicaba varios fuetazos. No hace falta contar como de avergonzado me sentía y continué llorando todo el día durante las clases hasta la hora de volvernos a casa.

Durante los próximos días nos propusimos ser diligentes en llegar a la escuela temprano, sin embargo al llegar la tarde sentiríamos esos dolores graves de hambre. Al ser que en casa el primero que salía en las mañanas era nuestro padre y después nosotros dos, yo no recuerdo haber nunca comido desayuno alguno. Creo que el Teacher se dio cuenta de aquello e hizo llamar a mis padres para una conferencia. Después de la conferencia del Teacher Phillips  con nuestros padres nos encontraríamos, nuevamente, fuera de la escuela. No íbamos a regresar a esa escuela o a ninguna otra escuela por mucho tiempo.

Esta historia continúa.

2 responses to “El Rejo del Teacher Phillips

  1. Martin phillips

    Waoo este abuelo mio era de caracter fuerte,pero creo q para esos tiempo todo l9 q el hacia era acceptable con sus alumnos…

    • Podemos decir que el Teacher Phillips era muy estricto pero la mayoría de sus estudiantes lograron obtener buenos empleos en la Zona y en Panamá. ¡Y nos infundó el importante valor de la punctualidad!

Leave a Reply