Ahora Éramos Paña

Imagen gracias a avidaebela.wordpress.com

A los pocos días unos hombres vinieron por Maye para llevársela para siempre, lejos de todos nosotros.  Estos Señores entraron en la habitación donde la velábamos y nos ahuyentaron tanto a los adultos como los niños.

De todos modos, la muerte de Maye solo sería una muestra de la muerte que, a diario, visitaba a los viejos barrios de Panamá.  En ese momento yo estaba un poco mayor y anuente de mi entorno social en ese casón en el 29-47 de la Calle Mariano Arosemena.  Aun recuerdo que al principio de haber aterrizado en ese barrio de San Miguel en Calidonia, yo sabía hablar poco el Español pero mis padres sí hablaban muy bien el Castellano ya que yo los oía platicando entre si a menudo.

A los cuatro y cinco años aun retenía los vínculos con mis queridos abuelos de Colón y todavía hablaba en ese ingles Westindian de mi gente; el ingles que los hispanos llamaban “su Wari-Wari”.  Esperaba con ansias el día en que volviera a vivir con mi familia Colonense.

Sin embargo, con la adaptabilidad de los niños, al poco rato podría dejar de importunar a mi madre constantemente preguntándole “Rosa, como se dice…” tal que otra cosa en español puesto que ya había logrado fluidez en las dos idiomas para la edad de cinco años.

Puedo decir con toda certeza que en ese momento de nuestra historia como Westindians, que embargaba las décadas de los 40 y 50, los Afro Antillanos de habla inglesa entre nosotros eran pocos y la mayoría de nuestros vecinos eran hispanos.

En mi ingenuidad me pareciera que muy pocas familias Westindian tenían hijos pequeños que interactuasen con los niños de habla Castellano a quienes ellos, despectivamente, llamaban los “Paña” en las barriadas de mayor población hispana.

La verdad se revelaría luego entre los historiadores como yo que la razón por la cual los Westindian mantenían a sus hijos encerrados en sus casas, fuera de la vista y el escrutinio de sus vecinos hispanos, era por miedo.  Simplemente, en el ambiente hostil y acusatorio de esos tiempos, temían ser deportados.

En nuestro caso en particular, al ser soltados a nuestro entorno mayormente Hispano-parlante, me di cuento de que representábamos los muy pocos “negritos” entre los Paña.  En ese momento asumimos el lugar de nuestros hermanos negros de ascendencia Hispana- los llamados Negros Coloniales, al menos y solamente en apariencia.

Esta historia continuará.

One response to “Ahora Éramos Paña

  1. Sabes a mi me encantan tus comentarios,ya que pienso muy parecido a ti. Te admiro desde que apareciste en rojo,y donde escucho o leo tu nombre pongo mas atención. Te felicito con la sencillez que enfrentas tu vida, creo que es lo mejor de ti. Cuídate de los vivos y la envidia que ya es una plaga y aférrate al ser mas poderoso EVY