Deshumanización

El antiguo Fuerte Clayton, base militar (Army) de los EEUU en Panamá.

Después de aquel episodio brutal con mi padre, lo cual sería uno entre muchos, yo sabía que había un gran problema de comunicación entre mis padres y yo. No obstante, ese día tuve la ilusión que, por fin, mi madre había visto el alcance de mi agonía y estaba preparada para protegerme.  Ese mismo día descubrí, accidentalmente, la magnitud de mi total impotencia para con un hombre que no reparaba en verter sus frustraciones sobre sus hijos indefensos.

Viéndole en retrospectiva, este fenómeno psicológico se extendía como un virus entre toda una generación de mi pueblo que había pasado de ser clase obrera a funcionarios frustrados, una especie de esclavos que guardaban nociones erróneas sobre sus amos que no les debían nada.

Entre las variadas y extremas manifestaciones del fenómeno de abuso infantil tuve la oportunidad de observar otra familia Westindian en que la madre encerraba a su hijo en su pequeña habitación y lo vestía en un vestido de mujer viejo después de haber ocultado su ropa para que él no pudiera salir a jugar con los niños del vecindario. Luego, ella se marchaba a su trabajo en la Zona del Canal firmemente convencido que ella estaba protegiendo a su peqeño.

Estas primeras experiencias como un niño Westindian en los barrios de Calidonia y San Miguel me llevarían a sondear un poco esta extraña e inhumana expresión de relaciones humanas en que los adultos (los negros tanto como los blancos Gold Roll) toman ventaja de clase y de poder absoluto como licencia para deshumanizar a otro ser humano.

En todo caso, ese día de mi sangriento encuentro con mi padre, Cobert, supe que él había sido degradado en su puesto de trabajo en la base militar.  Le habían dado por escoger entre una degradación en su pago y aceptar trabajo de chofer- lo cual implicaba usar uniforme- o perder su empleo por completo.  Según las personas que lo conocían, mi padre había sido descendido de supervisor en la División de Ingeniería en Ft. Clayton a chofer de algún oficial.

En esos días de mayores cambios en la fuerza laboral, las reducciones de fuerzas también serían una manera que las autoridades de la administración del Canal tedrían para ofrecerle a sus empleados Silver Roll todavía mucho menos de salario de lo que ya ellos se habían acostumbrados.

Esta historia continúa.

Comments are closed.