La Historia Oral y el Cristo Negro

Imagen

La historia oral del Cristo Negro que recibí a temprana edad solo se me aclararía unos sesenta y cinco años después, muy luego de haber cursado mis estudios universitarios. En esos tiempos la raza negra estadounidense intentaba aclarar su propia identidad y su recién estrenado sentido de libertad.

Nuevamente, me llegaban recuerdos de esa abuela paterna mía y lo importante que fue ese corto tramo de tiempo con ella. Tuve que admitir que ella había abierto cauces para mi en esos entonces, caminos hacia mi encuentro con mí mismo.  De hecho, ella fue mi principal referencia en todo lo que tenía que ver con la historia de nuestra etnia y sobre la raza negra en general. En lo referente a la raza de negros de habla Anglo Sajona o de los pocos negros latinoamericanos que conocíamos en esos entonces, mi abuela, mujer Jamaicana y casi iletrada, quería mucho a su Panamá.

Ciertamente, yo fui quien la acompañaba a todos lados y, consecuentemente, notaba como ella trataba de asimilarse a ser panameña.  Sus esfuerzos hasta se ganaron la admiración y el cariño de todos sus vecinos y asociados de su Susú, gente de habla castellana. Hubo un tiempo en que ella aprovechaba los cursos para aprender el español en la escuela nocturna, pero nunca pudo el idioma Español dominar o ni mucho menos hablarlo con fluidez.

Además, mi abuela mostraba esa curiosa idiosincrasia de muchos Westindian como esos sentimientos “Protestantes,” ya que pareciera que era su punto de referencia mental.  De que yo me acuerde, ella nunca fue atraída a las religiones organizadas tanto protestantes como católicas.  Así que, ahí tenemos dos factores en el proceso de asimilación a que mi abuela, Fanny Elizabeth McKenly Reid, jamás se pudo acoplar, el idioma y la religión.

Naturalmente, como ella era miembro fundadora de la comunidad panameña Silver Roll de la Zona del Canal Negra, ella era mi primera, y en todo caso único, cuenta cuentos. Me contaba cosas fascinantes sobre la historia y el desarrollo de nuestra etnia de la raza negra panameña en la Zona del Canal.

Enfatizo este aspecto de mi crianza para que nuestros lectores se unan a nosotros en aprecio de la importancia que le hemos dado a tanto la historia oral familiar como la de la comunidad o del país como parte integra de nuestro legado patrimonio intangible. Creo, firmemente, que mi abuela vio en mi persona a uno de los candidatos entre los descendientes a quien traspasarle algo tan valioso para nuestro futuro. Hoy por hoy trabajamos arduamente para que propios y extraños pudiesen apreciar y ayudarnos a propagar aquel apreciable trasfondo de nuestra raza negra latinoamericana aun en su molde africano.

Ahí nace la llave para la comprensión ya que toda esa memoria que revelaba mi abuela ayudaría a desbaratar algunos de los aspectos negativos de la asimilación que busca aniquilar completamente quién eres realmente y de donde vienes.  Esto, entonces, no sería la asimilación verdadera sino genocidio cultural. La asimilación, idealmente, matiza lo que eres y tu aspecto físico con el entorno ambiental a que quieres asimilarte- armoniosamente. De haber escuchado a mi abuela sobre la historia del Cristo Negro me ayudó incalculablemente para todo una vida.

Esta historia continúa.

One response to “La Historia Oral y el Cristo Negro

  1. Este es el blog perfecto para cualquier persona que quiera saber acerca de este tema. Sabes tanto de sus casi difícil de discutir con usted (no es que realmente quiero … jaja). Que sin duda pone un nuevo giro a un tema se ha escrito sobre eso por años. Una gran cosa, simplemente genial!

Leave a Reply