Algunos Campeones Emergen

“Se Revocará la Ciudanía de Westindians Nacidos en Panamá”, dice el títular del Panama Tribune. 1940

Sospecho que el comportamiento de mi familia durante esos tiempos históricos fue, en toda probabilidad, directamente relacionado con su medioambiente laboral en el Silver Roll. En el año 1940, cuando mi familia trataba de instalarse en su nuevo hogar- La Ciudad de Panamá- el movimiento obrero Silver no había realmente tomado impulso ni aun había mostrado su verdadero frente unido después de haber invertido 36 largos años en sus relaciones con el Canal de Panamá. 

Sin embargo, mis padres jóvenes actuaban sus papeles como si fueran estrellas de cine estadounidenses en un período de tiempo en el cual su gente estaba bajo dura amenaza con ser expulsados del país. Durante ese tiempo agitado en la historia de la fuerza laboral del Silver Roll, como he dicho antes, mi padre Cobert era el orgulloso propietario de un automóvil.  Supongo que esto le daba un mayor sentido de estatus más visible entre sus amistades. El coche, en ese momento, era un captador de atención sobretodo entre los empleados del Silver Roll ya que este estaba conformado por hombres de trabajo con grandes familias que se esforzaban solo para mantener algo en “la paila”.

Un 23 de enero de 1940, anuncia el Panamá América, “Canal Contratará los Hombres del Silver Roll- Tercer Juego de Esclusas”. El artículo inmediatamente me impresionó y me trajo a una situación similar aquí en Panamá recientemente en un referéndum en el que me uní a la juventud de Panamá en su aspiración de nuevas oportunidades de empleo en la construcción, finalmente, del tercer juego de esclusas del Canal de Panamá.  El referéndum pedía aprobación pública a través de una votación para asignar fondos e iniciar la construcción del tanto anhelado tercer conjunto de esclusas en el Canal-un proyecto que ha estado en su etapa de planificación por al menos ocho décadas.

De todas formas, en ese entonces, después de haberse asentado en su vida familiar junto a sus dos entristecidos hijos nuestra familia se sentía situada en un lugar más adecuado, si no exactamente cómodo, en el barrio de Calidonia. Todo estaba cerca, a poca distancia, y aún la Zona estaba a un tiro de piedra detrás de la Avenida 4 de Julio. El automóvil que nos había traído de Colon, aunque una joya visual, permanecía estacionado en la calle en frente de nuestra pequeña habitación casi todo el tiempo y no resultó ser el vehículo de salidas felices familiares como habíamos esperado.  Mi padre, sin embargo, seguía experimentando algunos bruscos y desagradables cambios en su trabajo.

Por el 27 de octubre de ese año, The Panama Tribune anuncia que su abogado, el Licenciado Pedro Rhodes, había formulado una petición ante (la) Asamblea para impedir que se le revocara la ciudadanía a los Westindians. La cláusula en cuestión, si recuerdan nuestro artículo previo, seguiría los dictados de la nueva Constitución Panameña de 1941 que significaría el rechazo de los niños panameños, como Aminta y yo e incluso mis tías y tíos de la primera generación, que habíamos nacido ciudadanos panameños. Mientras tanto, la comunidad Westindian se mantenía pasiva y silenciosa, esperanzados de ver algunos cambios.

Todos, sin embargo, visto mientras que los guerreros solitarios intelectuales, Rhodes, Westerman y Young, se enfretaban a la clase élite racista de la sociedad panameña y los ciudadanos estadounidenses de la nómina de oro de la Zona del Canal. El Panama Tribune, desde su atalaya en Avenida Perú en la Ciudad de Panamá, continuaba publicando artículos durante esos cruciales años manteniendo a la comunidad de Westindian al tanto de los importantes acontecimientos que afectaría gravemente sus vidas. Este campeón de la comunidad de Westindian, armada sólo con entereza moral y el compromiso espiritual para servir e informar a sus lectores particularmente vulnerables, finalmente prevalecería sobre el clasismo y el racismo.

Para la mayoría de los obreros Silver en ese momento hubo pocos campeones en la Zona del Canal Negra. Hubo, sin embargo, algunas personalidades fuertes que, a su manera deliberada y tranquila continuaban realizando intentos de traer mejores condiciones al obrero Westindian.

En los barrios de las ciudades el resto de las familias permanecían como ciudadanos pacíficos llevándose bien con los demás vecinos de los barrios. Sin embargo, lidiaban mentalmente en contra de la creencia colectiva que no se beneficiarían en luchar contra una administración canalera intransigente que no les tomaría en cuenta su difícil situación. De hecho, no habían visto ninguna mejora económicamente desde la antigüedad de las excavaciones en 1904.

En nuestro próximo artículo profundaremos un poco en la personalidad de Pedro Rhodes, un abogado extremadamente hábil y astuto que sirvió su pueblo sin temor, con un carácter tranquilo pero firme.

Esta historia continúa.

2 responses to “Algunos Campeones Emergen

  1. Me parece pertinente reproducir parte de un artículo publicado en este sitio
    http://www.exordio.com/1939-1945/paises/Latinoamerica/panama.html
    en donde se describe brevemente el período historico al que hace referencia este artículo que es importante para entender el ambiente socio-político que se vivía en ese entonces.
    QUOTE
    Gobierno de Arnulfo Arias
    En esa coyuntura, fue elegido presidente Arnulfo Arias y las negociaciones se paralizaron. La tendencia política de Arias fue de un marcado nacionalismo, conocido como Panameñismo, que se oponía a la hegemonía de Estados Unidos en la región. La intención de Arias era de expulsar a todos los extranjeros de Panamá, no sólo los estadounidenses, sino asiáticos, indios y judíos, es decir todos los no latinoamericanos. El gobierno de Arias simpatizaba con los regímenes fascistas europeos y esto terminó por irritar a Washington.
    En preparación para la guerra, Estados Unidos solicitó a Panamá el arriendo de tierras para establecer más de 100 bases militares, por 999 años. Arias se opuso inicialmente, pero Estado Unidos amenazó con tomarlas por la fuerza su fuera necesario. Al Presidente Arias, no le quedó otra cosa sino aceptar, para evitar una invasión como había ocurrido antes con otros países centroamericanos. El gobierno panameño accedió la instalación de 134 bases militares con el sólo éxito de evitar que en vez de 999 años fueran concedidas por el término de la guerra, más un año de gracia después de firmada la paz.
    Pero Panamá obtuvo que Estados Unidos transfiriera el sistema de agua y desagüe de la ciudad de Panamá a las autoridades civiles locales, garantizándole el funcionamiento y mantenimiento. Lo que no aceptó EEUU, fue la deportación de los extranjeros no latinoamericanos y rechazó pagar rentas altas por las tierras donde se instalarían las bases militares. El acuerdo de 1942, le dio a EEUU autoridad y control de las bases aérea de Río Hato, la naval de la Isla Taboga y de varias bases donde se instalaron radares, baterías de largo alcance y bases de hidroaviones y guardacostas.
    Para Estados Unidos, la resistencia del Presidente Arias y la creciente oposición de la ciudadanía panameña, hizo que Estados Unidos deseaba desembarazarse de Arnulfo Arias, quien contaba entre sus opositores a su hermano Harmodio. Arnulfo Arias había convocado a una Asamblea Constituyente que aprobó una nueva Constitución que, entre otras cosas, le extendía el período presidencial. En octubre de 1941, Arias viaja al exterior y un golpe de estado de la Policía Nacional lo saca del poder.
    UNQUOTE
    En cuanto a la efectiva revocación de la ciudadanía panameña y/o repatrición de personas de origen Westindian pertenecientes al Silver Roll como consecuencia del artículo 12 de la constitución de 1941 no he encontrado información atendible. Algunos datos en diferentes sitios en internet mencionan repatriación y emigración en la década del 50. Se habla de que algunos fueron repatriados a sus naciones de origen mientras que otros emigraron hacia Estados Unidos, legal o ilegalmente por lo que es difícil precisar el número real de las personas afectadas.
    Como quiera que sea, lamentablemente este fue un período en el cual muchos ciudadanos Silver Roll y sus familias vivieron momentos de gran tribulación y pena absolutamente injustificados. Por fortuna contaban con los campiones emergentes de los que habla este artículos para representarlos y hacer frente a la arbitrariedad y la injusticia de las que fueron objeto logrando hacer prevalecer sus derechos como legítimos ciudadanos panameños. Da gusto leer del rol de estos heroes de otro tiempo en el curso de la historia de nuestro país.

    • Estimado Marco,

      Una cosa es leer sobre estos oscuros momentos históricos de nuestra Patria; es otra cosa totalmente vivirlo como me pasó a mi. Aquí hemos publicado en nuestro blog The Silver People Chronicle como lo pasamos nosotros los Westindians en esos tiempos. Las consecuencias de ese detalle en nuestra Constitución de 1941 siguió causando grandes estragos en la comunidad Westindian por décadas. Cientos de negocios tuvieron que cerrar y/o salir de Panamá a consecuencia de la persecución que se desató en contra de nuestra gente, desvalijándonos de patrimonio que con mucho esfuerzo habíamos ganado. En esa época también fue que comenzó el gran exodo de Westindian hacia afuera a los EEUU (en su mayoría). Algunos observadores también lo llamaron el gran “Brain Drain” de Panamá.
      RR