¡No los Dejaremos Morir!

Usualmente, vínculamos el Ukulele con los viejos artistas Hawaianos como Manuke.

Aquí está "Lord" Byron Downing, uno de nuestros exponentes del Calipso en Panamá.

Luego de recibir la noticia de la muerte de uno de los pocos restantes Calipsonios panameños, “Lord” Byron Downing, nos sentimos aún más motivados y convencidos de la importancia de preservar nuestro maravilloso patrimonio Westindian aquí en Panamá y para todo el mundo.

Byron Downing dejó este mundo para estar con sus ancestros el 24 de abril de 2011.  Sólo tenía 79 años de edad pero en su característica manera humilde dejó una parte del patrimonio Westindian– El Calipso– atrás, un legado que jamás se borrará de nuestra escena cultural.

Fue conocido en el mundo musical de Panamá como Lord Byron y popularizó la canción “Push Push“.  También cantó como voz principal con muchos grupos populares, incluyendo La Nueva Alegría.

Hemos reunido algunos detalles de su vida de una serie compilada por la Universidad Vanderbilt, Colegio de Artes y Ciencias.  Se titula Voces de Nuestra América, y en ella encontraras una sección destacando algunos panameños de ascendencia Westindian.  Les invitamos a echarle un vitazo aquí ya que incluye audio clips de las distinguidas personalidades.

Entre ellss estaba Byron Downing y en su entrevista nos ofrecen una oportunidad maravillosa para escuchar su voz durante la entrevista en la cual su acento y la suavidad y la exuberancia de su voz realmente impresionan.

Un verdadero artista del pueblo, sus mejores recuerdos son desde su infancia en Wachipalí.  Dice que nació en la provincia de Bocas del Toro.  Sus padres, Doris Downing (dedicada al trabajo doméstico) y James Emmanuel Moisden (un sastre), provinieron de la isla de Jamaica tanto como lo fueron sus abuelos.  De Bocas fueron a asentarse en el distrito de Wachipalí cerca de El Mercadito, Calabash Alley, para ser preciso.

De allí él admite que la vida de joven estuvo llena de aventura y alegría, así como muchos retos ya que confiesa que en esos días existía la extrema discriminación contra los negros, especialmente los negros Westindian que eran eternamente acosados con la palabra despectiva “Chombo”.  Naturalmente, la mayoría de los varones negros tenían que ser expertos tanto en ser esquivos como en el arte del boxeo callejero o aprender a defenderse de alguna manera.  Por lo tanto, dice que tuvo que “luchar, luchar, luchar”.

Después de todo, esto era parte del diario vivir para la mayoría de los niños Afro-Antillanos en esos días. La mayoría de niños negros tuvieron que siempre estar dispuestos a luchar.  Sin embargo, él revela un ambiente muy distinto en esos días en las calles de Calidonia en la Ciudad de Panamá y en Colón.  El aire estaba lleno de una mezcla vibrante del inglés hablado por los Westindian, el español y el Wari-Wari y , por supuesto, la buena música.

Él mismo recogió y aprendió a tocar el ukelele que, por su propia admisión, nunca le pudo comprar cuerdas.  Downing se reunió con la crema nata de los famosos Calipsonios de su tiempo que hemos descrito en varios artículos anteriores aquí, incluyendo The Mighty Sparrow con quien dice que cantó a dúo en uno de sus viajes a Panamá.

Recuerda que los días de su juventud fueron memorables aunque parezca algo trivial procedente de un viejo veterano.  Subraya sus buenos recuerdos de esos tiempos con el hecho que sus antepasados, el pueblo del Silver Roll, era un pueblo que siempre asistía a la Iglesia.  Recuerda, sobretodo, las iglesias “jumpy, jumpy” y cómo a él le encantaba este legado musical ya que en las ceremonias de estas iglesias nativas la música y el baile era parte integral.  Ya entraremos en el tema de estas iglesias “jump up” en nuestra serie sobre el legado Beji-nite entre nuestro pueblo Westindian en Panamá.

No nos podemos despedir de esta maravillosa parte de nuestro pasado cultural.  De hecho, forma parte de nuestra gran lucha y trabajo para promover y restaurar el patrimonio de los Silver People.

Nuestra Ley Silver People, que busca establecer legalmente las áreas de la Zona del Canal Negra, particularmente los Cementerios Silver de Corozal, Monte Esperanza, Gatún y Paraíso como patrimonio histórico y cultural, pasó el primer debate en la Asamblea este pasado 26 de abril.  Lo sabemos porque estuvimos ahí vehementemente exponiendo nuestro caso a los honorables legisladores.  Les aseguramos que la mayoría de los honorables se quedaron con los ojos abiertos al escuchar los hechos que empezamos a presentar en nuestra exposición.

Actualmente, nos preparamos para presentar nuestro caso en mayor detalle para las rondas de segundo y tercer debate.  Luego, si pasa esta prueba, nuestra Ley irá a Sesión Plenaria para recibir el voto de todo el cuerpo legislativo y, con Dios en adelante, convertirse en la Ley de la República..

Les prometemos mantenerlos actualizados de todo nuestro esfuerzo.  Mientras tanto, queridos lectores, tienen mucho que leer y como siempre, les invitamos sus comentarios.

Esta historia continúa.

Leave a Reply