Sacando lo Mejor de Una Difícil Situación

En esta imagen vemos un Studebaker del 1940 como
era el de mi padre, Cobert Reid.

Cerca de esta época de mi vida mi padre no sólo se había comprado su automóvil- un Studebaker Erskine del 1940– sino que una magnífica escopeta. Para esa época mi abuela, aparentemente, había firmado un compromiso de crédito para que mi padre pudiese adquirir aquel automóvil que, generalmente, permanecía estacionado fuera de nuestra puerta cada noche.

A lo que sí le daría mucho uso sería a su flamante escopeta calibre 12 con que solía ir de cacería con sus amigos. Recuerdo que sus compañeros de casería eran un pintoresco montón de individuos pero el que mas me impresionaba era ese Sr. “Mocho” Hunt, quien no dejaba de inspirar mi asombro cuando nos visitaba. Él había perdido su antebrazo izquierdo en algún momento de su vida y había quedado con un muñón que él podía manejar con notable destreza. Siempre me quedaba cautivado observando como ese señor ágilmente manejaba esos pesados cañones de escopeta con el muñón de su brazo izquierdo.

Muchas veces mi padre regresaba de sus improvisados viajes de caza con un embrague de cinco o seis aves muertas que, en mi humilde opinión, parecían haber sido blanco de sus frustraciones. Mi padre llegaba con lo que para él parecía ser captura de premio para solo encontrarse con la total indiferencia de mi madre quien abiertamente lo ignoraba con las pobres aves muertas rellenas de miles de perdigones incrustadas en sus diminutos cuerpecitos.

Siempre me pareció que él no se daba menor cuenta del mensaje que le estuvo mandando mi madre, quien le enfatizaba que ella no estaba dispuesta a limpiar, ni mucho menos cocinar o servir ninguna ave llena de balas. Aunque ella los pudiera rendir aptos para el consumo de su familia, le tomaría demasiado tiempo para extraerle tanto perdigón a sus diminutos cuerpos. No me sorprendió, luego de varios de estos encuentros con mi madre, que mi padre Cobert comenzara a llegar a casa con las manos vacías de esas excursiones de caza en los alrededores de los bosques cercanos a la ciudad.

Como he contado previamente, mi padre Cobert Reid había sido empleado toda su vida desde su adolescencia- los 15 años de edad para ser exacto. Desde la muerte de su padre, Joshua Austin Reid, cuando tenía solo 16 años de edad él prácticamente se había cuidado solo. Su madre, Fanny Elizabeth McKenly Reid- mi abuela- resultó ser una de las trabajadoras más afectadas por la muerte de su esposo y pronto después de su deceso se tuvo que ir a trabajar a la Lavandería de Ancón que tenía una inmensa planta en la Zona del Canal.

En ese momento de nuestra historia, el estado de ánimo en ese cuarto hacinado que llamábamos hogar, podía mal permitirse el lujo de traer otro miembro a la familia. Fue durante ese tiempo que llegaría yo a percibir que estábamos a punto de recibir una nueva adición a nuestra familia. No podíamos saber con certeza ya que nuestros padres realmente no nos hablaban ni explicaban lo que estuvo sucediendo en nuestra familia.

Llegarían esos momentos en que vivíamos un tanto peor, aparentemente, que nuestros vecinos panameños quienes jamás podrían soñar con un trabajo en la Zona del Canal estadounidense en esa época. Por otra parte, la pequeña comunidad Gold Roll- y enfatizo muy pequeña comunidad- de los que eran empleados de la Nómina de Oro, seguían experimentando un estilo de vida envidiable. En cambio, los miembros del Silver Roll, verían su experiencia invertida ya que para ellos su vida era una vida marginada. Emotivamente “no iban a poderse identificar con ninguna de las dos culturas…” –ni de los Estados Unidos ni de los Panameños.

Ese pueblo Estadounidense de la Zona del Canal durante este período de tiempo vería sus tiempos de máxima remuneración en una situación laboral única. Su imagen en los estados unidos se desplegaba en los ojos del mundo através de una historia única y exaltada como ejemplo del American Way. Y no era por de menos, ya que era tiempo de otra guerra- la segunda guerra mundial.

Entre tanto, sabremos más sobre el movimiento obrero en una especial serie de artículos.

Esta historia continúa.

Comments are closed.