Las Agresiones Políticas de la Década de los 1930’s

Las imagenes muestran dos de los
numerosos, y muy respetados English
Teachers, Teacher Millington (Colón) y Teacher Webster de La Boca.

Fue durante esos difíciles años en que mi Tío Eric se estuvo esforzando por salir adelante en su vida educativa y privada, en que los epítetos contra la nuestra raza aparecieron. Era algo insólito que nunca antes se había conocido, ni visto que se utilizaran en los entornos de nuestros barrios. Además en las ciudades urbanizadas se había hecho tan popular aquello de negativamente estar incendiando ánimos beligerantes con aquellos negativismos para representar a nuestra etnia de negros Westindians. Pero habían llegado los tiempos de agresiones en que muchos de los vecinos iban a estar usando esos epítetos de Chombo, Yumaco, Meco y otros términos denigrantes.

Fue que de repente comenzaron a aparecer en los editoriales de los diarios, esos medios locales que se jactaban de estar comunicando las noticias. Los primeros años de la década de los años treinta del Siglo 20, marcaron los inicio de un período en que, las gentes que conocíamos como Latinos frustrados y empobrecidos llegaban de los campos.

Ellos eran aquellos a quienes iban a estar utilizando como ejercito de choque para estar haciendo los mandados de políticos renegados, ademas eran quienes al parecer, clases de personas que no pudieron untarse a las filas de las clases de la élite, esos quienes vivían en los barrios empobrecidos que se hicieron pasar por radicales de partido político alguno. Para mi eran esos quienes antes eran empobrecidos campesinos, quienes estuvieron a montones entrando a las ciudades en auto buses repletos que cruzaban el flamante Ferry de La Boca. Tiempos fueron también en que aquellos quienes se les iba a estar encontrando reforzar los nuevos ideales políticos, además de que eran “ideales” que resultarían siendo no más que imitaciones de las fascistas ideologías Alemanas, tan populares en el resto de América Latina.

Fueron períodos de tiempos justo antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, tiempos en que residentes de los barrios de Panamá, se encontraron en retrocesos cultural, a ser parte de un entorno comunal un poco menos civilizado e intolerante. Resultarían ser tiempos en que se estuvo haciendo de los entornos vida en que nuevas formas se encontraron para estar acosando a los vecinos Westindian, ellos quienes una vez estuvieron conviviendo con todos en pacífica armonía. Surgió que habían esas personas encontrado armamento verbales oportunos para estar perturbando la armonía comunal, que con sus nuevo vecinos habían antes encontrado. Los incisivos asaltos verbales racistas llegarían a los patios de los caserones y a las escuelas primarias, instituciones que habían encontrado razones para negarle la educación primaria a niños de la raza Westindian.

Los nuevos vecinos dejaron entrever que en las campiñas panameñas no existían gentes de la raza negra, usando los adquiridos bestiales comportamientos de la clase élite, que en sus pujas y repujas por el poder político y económico, habían inventado como suministros de insultos para lanzarle a vecinos con quienes una vez habían estado conviviendo en paz. Los vecinos de la raza negra asediada se refugiaban en sus cuartos calientes, y asi se las pasaron tratando de minimizar el adicional estrés. El estrés adicional que las familias Westindian estuvieron experimentando en esas horas de la historia, era esta vez del lado panameño de las vallas de ciclón instalada por los norteamericanos.

Los niños del vecindario querian juntos compartir las tardes pero para toda una comunidad la vida cotidiana se volvería caótica y desafiante. A esas mismas horas de la historia panameña la ciudadanía común y corriente se iban a estar untando a ver llegar nuevos vecinos, que llegaban a refugiarse desde el más allá de las fronteras Panameñas. Ellos como todos los otros vecinos también llegaban a estar residiendo en barrios económicamente pobres, aunque de ellos se sabia que sus principales preocupaciones eran estar escapando de la tiranía gubernamental en sus países de origen.

Esas familias provenían de lugares como de Centro, Sudamérica y de Europa como lo era de Nicaragua, el Salvador, Colombia, Chile y Argentina, luego encontraremos esos refugiados llegar desde España como eran los Vascos con sus boinas negras, de Italia, Grecia y hasta los Hebreos, y de la China los Asiáticos llegaban a vivir de refugiados hasta del interior del país.

Eran tiempos en que nuestros países de las Américas trataban de salir de su versión del colonialismo Europeo tan sólo para aumentar las cenizas del colonialismo europeo con sus propias versiones de tiranía. Para este quien escribe sus experiencias fue que la Iglesia Católica Hispanizada sería el origen de bienvenida para esos nuevos extranjeros, que en su mayoría eran de la raza blanca. La Iglesia Católica de entonces comenzaba a establecer escuelas parroquiales que abrían sus puertas como entidades educativas privadas a dar bienvenida a esos nuevos niños de la raza blanca, así transformándolos, casi de la noche a la mañana, en parte integra de la nueva clase élite panameña.

Para cualquiera de los jóvenes de la raza negra Westindian que intentaran ingresar a escuela Secundaria de habla Castellana en el Panamá de esos entonces, aquello iba aquello a llegar a ser logro muy importante para sus familias. Era que las circunstancias que rodeaban las relaciones entre los negros de la raza Westindian con la élite Latina Panameña, iban eso a ser factor que propiciara que en su mayoría esos jóvenes se mantuvieran alejados de querer asociarse con las gentes de habla Castellana.

En su mayoría los jóvenes de la raza negra Westindian se estuvieron agrupando tan solo entre los de su comunidades en Panamá y la Zona canalera. Así fue que eso de querer llegar a educarse se iba a tornar ser razones claves de una migración silenciosa al exterior.

Fue entonces de que para llegar a ser gentes educadas entre los que aquello lo deseaban, iban a estar encontrándose que oportunidades no las habían. Entre tanto en su mayoría los chicos de esa raza negra, al llegar a esa edad en que se verían poder llegar a ser empleables, no estuvieron considerando estar ingresando a las filas de escuelas alguna. Era para aquellos el salir en busca de algún tipo de empleo que usualmente era en la Zona del Canal en que las ofrecían. Fueron esos los entonces de hecho en que para esa mayoría las escuelas Inglesas se iban a convertir en sus únicas oportunidades de adquirir educación alguna. Pronto, las pocas escuelas de los caserones de madera emplearían argumentos para alentar a esos jóvenes a unrise a sus filas, los cuales estuvieron en esos momentos formando a sus estudiantes para la fuerza laboral.

Los próximos veinte años de la historia panameña los de la etnia Westindian vería desatarse en la comunidad Westindian una sed por emigrar, que era usualmente hacia los Estados Unidos, por ser también que jóvenes Westindian estuvieron siendo reclutados por algunas de sus Universidades. Así fue que los egresados de las escuelas de los Profesores Westindian de las escuelas privadas que enseñaban en Ingles, como lo era el viejo Teacher Phillips y el Teacher Thomas se volverían iconos en sus “English Schools.” Casi todas esas instituciones estuvieron situadas en la ciudad capital, aunque preveían un futuro triste para sus escuelas. Sería así que sus alumnos no estuvieron durando en Panamá, porque aunque no todos eran reclutados por escuelas y universidades en Estados Unidos, hasta los conocidos de crianza en los barrios con idioma maternal de habla español los estuvieron siguiendo en sus traslados a estados unidos.

Tristemente era así en esos momentos de un Panamá, en que la historia de la educación panameña tenia necesidad de capaces maestros y profesores de Ingles y demás materias, por haber tenido en su mayoría esos jóvenes de haberse refugiados en las escuelas de esos pioneros maestros Westindian de barrio.

Tiempos eran en que esos maestros daban bienvenida a esos jóvenes de su raza negra Westindian de habla Inglés, además las escuelas se tornaban no solamente de niños de la raza negra Silver, sino que en números cada vez mayores, estuvieron encontrándose jóvenes que se habían decidido ser ya adultos a estarse continuando a estar educándose en horas nocturnas en esos centros de barrio. Eran esos jóvenes de la raza Westindian quienes antes mostraban temor a asistir a escuelas de educación pública panameña, debido a los frecuente roces de aires agresivos que encontraban aun entre los docentes.

De hecho, muchos panameños que vivieron aquella época tendrán que admitir, que muchos de los funcionarios del Gobierno Panameño, quienes laboraron en oficinas públicas de gobierno o en ministerios, en plazas de secretarios y personal auxiliares, eran de la raza Westindian. Además que, más a menudo que lo contrario, habían sido entrenados y eran egresados de las escuelas de esos maestros de habla Inglés, de los vecindarios populares descritos.

Así que no solo eran esos egresados de las escuelas Inglesas fueron aquellos que llegaron a ser excelentes trabajadores, como oficinistas y administradores, sino también excelentes conocedores de ambos idiomas que con fluidez manejaban labores, tanto en el Inglés como también en el Español. Además eran personal adaptable, puntuales, honestos y estuvieron abiertos a la instrucción y a los cambios. En cambio lo más triste de nuestra historia fuera que muchos tuvieron que emigrar, para escapar de los tiempos en que no los quisieron contratar en la zona canalera ni en el Panamá de su nacimiento. Para poder llegar a educarse con educación universitaria emigraban, y así fue que nuestro Panamá pierde excelentes adiciones entre las filas de sus ciudadanos.

Esta historia continuará.

Comments are closed.