Hacia Una Mejor Comprensión

La Collección de George W. Westerman que hoy permanece en el New York Public Library, Schomburg Center for Research in Black Culture.

La Collección de George W. Westerman
que hoy permanece en el New York Public Library, Schomburg Center for Research in Black Culture.

Continuando nuestra travesía a través de la historia de la prensa de la lengua Ingles en Panamá notamos el editorial en el semanario The Panama Tribune del domingo 28 de julio de 1946 que merita nuestra atención minuciosa. Es que en este periódico semanario, fue el único medio periodístico que estuvo publicando expresiones literarias de la etnia Westindian, expresamente para una audiencia Panameña Westindian que en su historia como comunidad panameña fue medio único en su clase que reflejaba en sus páginas eventos históricos que estuvieron dando giros en acontecimientos que estuvieron formando la vida en la comunidad Westindian Panameña.

En artículos anteriores se empieza a presentar opiniones del editor y publicista el Sr. Sidney A. Young para ofrecer a nuestros lectores ejemplos de lo que estuvo ocurriendo en días de mi juventud. El editorial del Sr. George W. Westerman, relatando algunos pasajes de lo que había escrito en su libreto recientemente publicado con titulo de, “Hacia un mejor Entendimiento,” que mostraba ejemplos conmovedores, del cómo los de la etnia Westindians articulaban esos hechos que les estuvieron sucediendo pero en esa forma única y a menudo descubriendo lo hostil del medio en que estuvieron viviendo y llamando su Panamá.

Lo que había llevado al Sr. Westerman a que llegara incluso en esos momento a publicar el pequeño folleto fue, por supuesto, su indignación que el había sentido personalmente cuando estuvo observando como se rebajaban los periódicos de habla hispana locales, usando sus páginas editoriales para constantemente estar cometiendo agresiones verbales contra su pueblo. Hemos decidido usar una de las muchas respuestas que el venerable Sr. George Westerman escribió para responder a esos editoriales, ya que hemos encontrado que él había escrito muchas otras.

Fueron esas denigrantes expresiones usadas por esos medios masivos escritos de comunicación, quienes estuvieron usando expresiones de depravación completa, y que eran explosivos intentos de utilizar los medios de habla Español para estar incitando ataques contra la comunidad Westindians. Aquello que había sido impulso real a ese caballero a que escribiera ese folleto que en realidad buscaba mantener la paz, en cambio nos centraremos en este período de la historia en que hostilidades verbales estuvieron a la orden del día, pero más tarde en nuestra crónica trataremos de analizar el contexto histórico y político que lo estuvo alimentando.

Empezaremos por aclarar que los Westindians fueron y sigue siendo el único grupo en población y el mayor grupo de personas de una sola raza que, según relatos de esos hechos históricos, fueron realmente capaces de soportar los rigores del clima y además todos los otros males de salubridad que acompañara estar limpiando el país Panamá, en esos entonces en que mientras todavía se estuvo desarrollando el país. Los grandes proyectos seguían sus cursos incluso mientras los Westindians sufrían plagados con muertes prematuras, desfiguración horrenda y ultrajes incalculables aun por sus jefes, mientras tanto sus nombres apenas se mencionaban en los anales de la historia de Panamá y de los Estados Unidos.

Es por estas razones que hemos mencionado nuevamente los editoriales como parte de nuestros esfuerzos de examinar lo que eran en esos momentos de la historia los comienzos de nuestra Literatura Westindian Panameña. Con lo anterior como preámbulo podremos proporcionar una descripción de folleto publicado por el Sr. Westerman.

El editor del Tribune había dicho, “He hecho un llamado para una convocatoria para ejemplos en las relaciones humanas para la realización de paz y que reine la buena voluntad entre todas las razas, credos y gentes de variados colores.” También estuvo ensalzando el valor de las publicaciones en Inglés y en Español, la traducción haberlo llevado a cabo el Sr. Gil Blas Tejeira, periodista nativo y diputado de la Asamblea Nacional. El editor del Tribune elogió sin reservas al Sr. Westerman por esa labor de su publicación.

Los eventos suscitados durante esos tiempos simplemente continuaron lo que iba a seguirnos como Panameños Westindians de la primera y la segunda generación, e iban a ser eventos que fueron frecuentes en el país desde antes de la llegada de las dos guerras mundiales. El folleto del Señor Westerman había puesto en palabras la historia de la Comunidad Negra Westindian bajo la jurisdicción tanto panameña como en la Zona Estadounidense del Canal, fue historia plagada de agresión económicas, emocionales, racial y sociales, iba a continuar a pesar de un valor incalculable de las contribuciones de los Panameño Westindian aun como una comunidad descrita como respetuosas de las leyes.

Tanto el Sr. Westerman como de Sr. Sidney Young no fueron sólo escritores prolíficos, aunque muchas de las publicaciones individuales del Sr. Westerman, más allá de sus artículos y editoriales deportivos en el Tribune, permanecerían inéditos. Recuerdo claramente las palabras de una docente en la pequeña colección del Museo Afro-Antillano que es una pequeña colección de literatura aquí en el barrio de Calidonia ya hacen varios años, cuando preguntaba sobre libros o escritos por Panameños Westindians.

La bibliotecaria me había contestado francamente, “Oh, Señor, los Westindians no escriben” y, entonces a continuación, ella me entrega dos pequeños volúmenes. La incredulidad y sospechas me habían puesto en marcha que me llevaron en la búsqueda que resultaría estar poniéndome en línea recta en mi búsqueda. El saber del cómo de desenvueltos eran mis antepasados, tuve que llegar a demostrar que esa declaración eran erróneas. También tuve que escribir mi propia versión de la Odisea de los Silver People o “Personas de la Nómina de Plata” de Panamá.

Mis investigaciones han revelado que la mayoría de los escritos y archivos de investigaciones, del Sr. George W. Westerman, como he mencionado anteriormente, se encuentran en la colección de La Biblioteca Pública de New York en la Colección Arthur Schomburg, e incluyen documentos original, notas de investigaciones y proyectos en manuscritos sobre la dimensión histórica y cultural de la dimensiones históricas y culturales de la presencia de Negros Antillanos en la Republica de Panamá, incluso manuscritos para su libro inédito titulado “50 años de Vida West Indian en el Istmo de Panamá (1903-1953).

Tanto el Sr. Westerman como el Sr. Sidney Young fueron trabajadores incansables y cronistas quienes articulaban minuciosamente. Cuando Sidney Young murió en el año de 1959 fue George Westerman quien continuó la importante labor de administrar el apreciado Panama Tribune, demostrando que claramente había aprendido los trucos del comercio de primera mano del Maestro Sidney Young.

En 1973, el Panama Tribune se encontró afectada por la grave crisis económica que a todo el mundo afectaba, que fuera entre los muchos que posteriormente visitarían a nuestro planeta tierra agitada y adolorida. El semanario se vio obligado a cerrar sus puertas que se encontraba en la Avenida Perú. Cerraría, sin embargo, con la gran satisfacción de haber llevado la antorcha a favor de los trabajadores y fundadores, que habían realizado una labor bien hecho además de poseer aquel reconocimiento de que habían hecho una contribución inestimable en la ampliación y la modernización de nuestro país.

Esta historia continuará.

Comments are closed.