Carlos Belizaire Bussette- El Entrenador de Campeones

Una foto reciente del maravilloso Carlos Belizaire Bussette.
Aqui vemos al querido Coach Belizaire con
Lloyd La Beach

 

Al recibir la noticia del deceso del Profesor Carlos Belizaire a través de un correo electrónico, decidí dedicar una entrega especial a este extraordinario profesor del deporte. Fue uno que llegué a conocer de niño y a quien me vi reunido con él entre varios de esos niños que gustaron estar reunidos allá por los alrededores de ese conocido Estadio Olímpico aquí en nuestro Barrio de Curundú. Era por cierto figura enigmática para mí en esos momentos de mi vida, por ser que tan sólo estaba acercándome a la edad de la adolescencia, y que siempre lo veía con un semblante como de preocupación.

Sin embargo, estaba allí y nos daba la bienvenida como niños que éramos, listo para asumir su rol de mentor para cualquier de los niños que vería ser prometedores atleta de pista y campo. Cuando el grupo de nosotros, niños de los vecindarios cercanos llegaran a estar observando lo que estuvo sucediendo entre los atletas aspirantes al boxeadores, velocistas, saltadores y también a los jugadores del béisbol o los del baloncesto, el “Coach” estuvo presente allí para cualquiera de nosotros que anhelaban competir con los mejores de nuestra edad. Por supuesto, no íbamos a saber que estuvimos en presencia de uno de los mejores entrenadores del atletismo que Panamá produciría.

Carlos Belizaire Bussette nació en la ciudad en el año de 1917 de padres de la Isla de Martinica en el Caribe. El mismo fue un gran atleta pero, probablemente, fue mejor conocido como uno de los mejores entrenadores de campeones. Fue uno de los hombres claves, de hecho, en la formación de nuestro campeón nacional, Lloyd LaBeach, quien, hasta el regreso triunfal del saltador Irving Saladino quien regresaba de los Juegos Olímpicos de Beijín, China, con medalla de oreo para Panamá, en competencia de salto de longitud. Loyd LaBeach fue hasta esos momentos de la historia el único Campeón Olímpico de Panamá, habiendo ganado la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, Inglaterra del año de 1948.

Carlos Belizaire Bussette se fue para estar con el Señor el (viernes) 29 de agosto del año 2008, habiendo tenido una vida de 91 años. Sus logros fueron el haber sido atleta excepcional en sí quien compitió en las competiciones de los 100 y 200 metros planos y también el de carreras de relevos de 4 x 100 metros en su juventud. Fue profesor de educación física en varias escuelas en la antigua Zona del Canal como los de Cocolí, Howard y Diablo. También fue docente en el Colegio Abel Bravo, nuestra Alma Mater en Colón- el “College” para los jóvenes Westindian de la época de los años 1935-1950- el Instituto Nacional, y el Instituto Fermín Naudeau, también gozaron de su arte de hacer campeones.

En todo caso había dedicado alrededor de 40 años de su vida a la formación de cientos de jóvenes que participaron en juegos nacionales e internacionales como las de América Central y Juegos Olímpicos del Caribe y también los Juegos Bolivarianos de Sur América. Muchos de los atletas que fueron entrenados por el Maestro Belizaire ganaron medallas para hacernos a los de los barrios orgullosos y también a nuestro país. Además, ayudó a más de 30 atletas panameños en la obtención de becas en las mejores Universidades de Estados unidos que mejoraron sus habilidades atléticas y académicas y así pudieron tener una mejor calidad de vida. Esa era unas de sus mejores características de aquel a quien muchos llamaron “Coach.” Aquello marcó al Profesor Belizaire como un muy exigente profesor así como un entrenador que verdaderamente creía en la excelencia académica.

Todos los atletas de esos tiempos como Lloyd LaBeach, Frank Prince, Manuel Rivas, Felipe Malcolm y Cirilo McSween, entre las damas Lilia Wilson y Nola Thorne, entre otros, fueron entrenados por el Coach Carlos Belizaire Bussette. Fue también veterano de la Segunda Guerra Mundial y en su vida personal fue dedicado hombre de familia. Las honras fúnebres se celebraron el 3 de septiembre de 2008, en la Iglesia Don Bosco en el Barrio de Calidonia a las 2 P.M. Les sobre viven su amorosa esposa de 55 años, Andrea Alfaro de Belizaire, enfermera retirada y cuatro hijas, Del Marie, Yolanda, Leyda y Noris. Fue también sobre vivido por Mario Belizaire, su sobrino en Washington, D.C. y sus hermanas Bernice Belizaire de Nueva York, y nietos, bisnietos, sobrinos y sobrinas.

No podemos honrar nuestros antepasados como el Profesor Carlos Belizaire Bussette lo suficientemente, en estos tiempos modernos tan vertiginosos. Más que tan sólo un entrenador de atletismo fue amigo personal para muchos de los jóvenes y niñas que él había llegado a entrenar y fue uno que siempre estuvo dispuesto a estar escuchándoles a ellos de sus problemas personales y preocupaciones, así como celebrar sus victorias con ellos. Incluso ese Lloyd LaBeach estuvo desinflado al llegarle noticias que el Prof. Belizaire no iba a estar con él, para que se unieran en la formación de la marcha en la noche anterior a los Juegos Olímpicos de Londres, Inglaterra en 1948, como hemos relatado en entrega anterior. Fue ese inmortal Coach Belizaire su entrenador que podría sacar siempre lo mejor de ese joven Campeón.

Carlos Belizaire, así como todos los atletas y entrenadores de antaño que allanaron esos camino llenos de exclusiones y perjuicios raciales en los deportes en un país muy despreocupado de su juventud como era Panamá, que incluso hoy día, sigue siendo tan despreocupada y en ocasiones abusivas con sus atletas remontándonos a los tiempos históricos de la década de 1930 y 1940, a todos nos ha enseñado lección. Los tiempos, al parecer, no han cambiado en la famosa Federación Panameñas de deportes y ese Comité Olímpico Panameño. Se sigue emocionalmente recargando negativismo en los atletas de color al estar ignorándoles. En especial a los atletas de la etnia de nuestra juventud Westindian a pesar de sus logros en las aulas escolares y en los campos deportivos. Rezamos seguir viendo los cambios recientes y que no se retorne a la vergüenza del racismo y el clasismo que a todos los panameños perjudican.

Por ser esos recientes incidentes, que fueron los que en especial nos trajo a recordar, la actitud vergonzosa y lamentable asumida por algunos miembros del Comité Olímpico Panameño, con su arbitraria y prepotente negar de apoyo financiero, así como proveer técnico a los pocos atletas panameños, elegidos y programados para competir en los últimos Juegos Olímpicos de Beijing. El mundo, así como muchas personas de conciencia del mundo internacional y aquí en Panamá, se encuentran todavía indignados por el egoísmo y la postura estólida que siguen presentando esas importantes organizaciones deportivas de nuestro país.

Es nuestra esperanza que los jóvenes que participan en deportes hoy y todos aquellos entre nosotros que apoyamos su promesa y proezas, nos levantemos en protestas para demandar reparaciones por todos los años de rechazo y abandono que hemos sufridos como etnia a manos de funcionarios del estado.

Nuestros panteones Silver están repletos de las almas de aquellos quienes habían sobresalidos y permanecieron tan pacientes como los fueron sus antepasados en sus tiempos. Sus espíritus están reclamando el honor y reconocimiento que merecieron en tiempos que estuvieron atravesando la ruta de juventud llena de esperanza y energía triunfadora.

Nunca es demasiado tarde para honrar a nuestros grandes héroes, esos inmortales héroes nuestros que brillan en nuestra esfera estrellada dándonos animo y alegría de vivir.

Esta historia continuará.

Comments are closed.