La Prensa Escrita en Ingles en Panamá- Una Historia de La Gente Westindian

La antigua ubicación de la Biblioteca Nacional de Panamá cuando se encontraba adjunta a los predios de la Asamblea Nacional.

La antigua ubicación de la Biblioteca Nacional de Panamá cuando se encontraba adjunta a los predios de la Asamblea Nacional.

Acostumbrado como he estado desde mis días universitarios a pasar tiempo estudiando minuciosamente los antiguos volúmenes, archivos y registros en las venerables bibliotecas de Nueva York, la New York Public Library, y varias otras, debo incluir que el encuentro con las páginas del Panama Tribune después de regresar a casa aquí en Panamá, fue una gran experiencia.

Resulta que al pedirle a la dama sentada detrás del escritorio de circulación qué periódico quería consultar, ella me invita a ocupar un asiento en el área de la hemeroteca y procedió a entregarme un par de guantes de látex y un tapa boca contra el polvo.

El haberme casado con una bibliotecaria profesional acepté los pertreches inmediatamente y me los coloqué sin preguntar cosa alguna sabiendo perfectamente la razón por la cual requieren este inusual uniforme.

Los guantes serían para proteger esas páginas extremadamente frágiles de una colección de periódicos que data desde hace más de 60 años, y la máscara contra polvo para protegerme contra años de acumulación de esporas, que acomodadas en las páginas a través de los años podrían afectar la salud. El lugar estuvo no tan bien ventilado, ni falto de adecuada iluminación pero la Biblioteca Nacional, situada en el Parque Omar del distrito de San Francisco, se le ha sido encomendada esta preciosa joya de periodismo y hace lo mejor que pueden con los recursos que tienen disponibles.

Luego de encontrarme con lo que se vertía en algunos de las ediciones en diferentes años para mí fue en efecto refrescante y esclarecedor. De repente me sentí como si me habían trasladado a mi lugar favorito en todo el mundo, cuando tenía los 3 años de edad de vuelto a los regazo de mi abuelo Seymour Green, cuando él leía el Tribune de Panamá y a la vez editorializaba a la Abuela Naní. Podía ver su semblante mientra leía los titulares, a menudo emitía un “tsk, tsk, tsk” cuando él llegaba a ver algún elemento de noticia provocativa.

The Panama Tribune,The Leading Weekly Newspaper of Central America, All the News of Real Value,” pronuncia su cabecera muy bien y simplemente diseñado. Empecé a ojear los años de las décadas de los 30 y 40, años que viví con mis abuelos en la Ciudad de Colón, en que tuve gran curiosidad sobre lo que podría haber despertado interés en mi Papa abuelo o le hubiese provocó tanta ira.

La primera historia que encontré fue sobre la cuestión fechada 28 de julio de 1946 titulado que traduzco al Español,” Trabajadores de la Zona Deben Firmar Juramento que no se irán a la Huelga o No se les pagará: todos los empleados de ferrocarril y la P.C. serán obligados a firmar declaraciones juradas que ellos no han de involucrarse en ataques contra el Gobierno de los Estados Unidos-por la tercera ley de apropiaciones de deficiencias aprobada por el Presidente Truman.” Historia # 2 fue titulado: La Administración del Canal Modifica la Hospitalización y restricciones para trabajadores- ” La Oficina del Gobernador McHaffey en Balboa Heights anuncia que un porcentaje relativamente pequeño de nuevos trabajadores serían elegibles para el privilegios de hospitalizacion.”

En la sección editorial de la misma edición, en la página 8, un editorial verdaderamente revelador me llamó la atención por ser que se refería a un folleto publicado por otro que el Sr. George Westerman, quien también fue escritor de deportes del periódico. El folleto titulado, “Hacia un mejor entendimiento,” pide una “armoniosa en pie de igualdad de vida social entre los grupos componente de los variados grupos en la población del Istmo de Panamá”.

El articulo seguia en su contenido con información sobre las causas de lo que había sido denomionado “El problema de los Westindian”, y señala la “injustificada mala voluntad,” que se le había montado en Panamá contra los Westindians.  Siguiendo con la distribución de las culpas y demandas por parte de los ciudadanos blancos de la Zona y las élites panameñas el autor pedía “ejemplos en las relaciones humanas para la realización de la paz y la buena voluntad entre las razas, credos, y gentes de color”.

Ese folleto, permítame añadir, fue traducido al español por Gil Blas Tejeira, un periodista criollo, nativo y diputado de la Asamblea Nacional. Resultaría añadiendo que ” Muchos de nuestros vecinos de habla española han comentado acerca de este folleto y revelando cuánto les había gustado ese tipo de escritura del Westindian.”

Este folleto fue, además, publicado en uno de los períodos mas volátiles de las relaciones estadounidense en el continente Americano y The Panama Tribune, en particular, a menudo lleva titulares reveladoras de y inhumanas historias de “linchamientos de Negros” en el sur de Estados Unidos. Historia # 2 en la edición del domingo, 4 de agosto de 1946 pone de relieve un artículo titulado “La violencia de una turba se vuelve en contra de los Negros- linchamientos de dos hombres y dos mujeres de raza Negra en Georgia.”

Esos linchamientos le parecían especialmente atroces al Señor Sidney A.Young, el propietario y editor del periódico, y él tomaba toda oportunidad a su disposición para informar a sus lectores Westindian del Tribune, de este terrible fenómeno particular en los Estados Unidos y cómo se había convertido en parte de la tradición arraigada de escenas estadounidenses de alzamientos en turbas callejeras descontroladas y aterradoras.

Esta historia continúa.

Comments are closed.