Lord Kon Tiki

Lord Kon Tiki, uno de los más populares intérpretes del Calipso de Panamá.

Lord Kon Tiki, uno de los más populares intérpretes del Calipso de Panamá.

El verdadero nombre de Lord Kon Tiki, una de las leyendas de Calipso de Panamá, es Alberto Allen Brayan y nació en Calidonia, República de Panamá, el 5 de septiembre de 1934. Sus padres fueron Constantino Allen y Aydé Brayan.

Durante su infancia, como muchos otros niños Westindian panameños en la ciudad de Panamá, Alberto vivió en el barrio del Marañón, donde aún vive. Cursó sus estudios primarios en la escuela Pedro J. Sosa, igual a su servidor, en el corazón de Calidonia.

Kon Tiki encuentra sus comienzos en la música tocando “backup” para uno de los talentos de Calipso reinantes del tiempo, Smokey o Two-Gun Smokey, como todos lo conocían. Participó en varios programas de radio en RPC radio (radio continental) y en toda su carrera, dentro de este género único, ha grabado cinco L.P.’s (discos de larga duración) y veinte de 45 r.p.m. (discos pequeños de solo una o dos canciones).

Siempre ha competido con, incluso, los mejores en su clase como lo era el Lord Cobra, Lord Delicious, Lord Panamá, etc. Cuando se le pregunta qué tipo de Calipso considera mejor, que si el de Trinidad o de Panamá, él responde que ambos son igualmente buenos excepto que el Calipso panameño se canta en inglés y español y su ritmo es un poco más rápido, mientras que el Calipso de Trinidad, en su conjunto (con algunas excepciones procedentes de The Sparrow Mighty) se canta exclusivamente en inglés. Por supuesto que Kon Tiki nunca pudo disimular su admiración por Sparrow, quien él considera el mayor y mejor intérprete del género.

Su nombre pegadizo, por supuesto, es tan caprichoso como muchos de sus temas. Él fue bautizado Lord Kon Tiki por un popular anfitrión de espectáculos de radio, Harry Iglesias, en Panamá, en honor de la gran expedición del Kon-Tiki que se realizó con éxito en 1947 y fue objeto de un documental ganador del Oscar en 1951 (formando parte de todo un furor promocional del tiempo).

Este viaje exitoso de aproximadamente 4,300 millas ha demostrado que las Islas de Polinesia estuvieron dentro del rango de la réplica de buque tipo balsa de madera de los que fabricaban los indígenas Sudamericanos prehistóricos y que existía un vínculo histórico, así como antropológico, muy probable entre las dos zonas del mundo.

Su mayor satisfacción, conforme a este hijo humilde del patio, sin pretensiones de expresión artística urbana de Panamá, fue haber cantado en el salón amarillo en el palacio presidencial en San Felipe, después de haber sido entrevistado por la revista, Time y haber participado en la filmación de Panamá, Tierra de Peligro; luego le dedica un Calipso a su buen amigo el boxeador, Ismael Laguna, el Tigre Colonense.

Esta historia continúa.

Leave a Reply