Y Durante la Época Navideña…El Saril

El vibrante rojo del Saril englana la mesa navideña.
Así aparece el Saril en el mercado durante esta época navideña.
El Saril preparado sin la raspadura simplemente
no sería Saril.

Por fin ha llegado la temporada de Navidad y los miles de sacos que contienen productos agrícolas en el mercado de abasto se tiñen de rojo con la producción de Sorrel o Saril (pronunciado sah-ríl), como se ha llegado a conocer entre el pueblo hispano aquí en Panamá. Es la materia prima para la preparación de nuestra tradicional bebida de fruta durante este tiempo navideño.

Conocido en Puerto Rico, México y otras partes de Centroamérica como Jamaica, esta planta/flor se siembra aquí en Panamá el 24 de junio, el día San Juan Bautista y cosechada a principios de diciembre, justo a tiempo para las fiestas de vacaciones. Los cálices de planta, que simulan un pétalo de flor (sépalos) de Hibiscus sabdariffa se utilizan para preparar la extremadamente popular bebida, típica de la tradición de Nochebuena del pueblo, que fue introducido en el país por nuestros antepasados jamaicanos durante los primeros años de la construcción del canal de Panamá.

Originario de África, el arbusto puede alcanzar tres a cinco metros de altura y se cultiva principalmente al oeste del país, específicamente en la región de Capira y San Carlos. Aunque este cultivo no requiere mucha atención o riego, durante épocas de sequía fuerte su producción puede ser retrasada. Después de la siembra, el 24 de junio, sólo tienes que esperar cinco meses para iniciar la cosecha.

Esta fruta, que se cultiva también en las provincias de Herrera, Veraguas y Coclé puede se puede cosechar hasta mediados de marzo. El precio por libra se fija en 50 ¢ y el mayor movimiento de ventas se observa desde el 12 de diciembre en adelante. El año pasado el precio del saco (quintal) llegó a $15 en el mercado de abasto y los proveedores esperan aún mayor movimiento del producto para este año.

También se puede encontrar el té hecho de “saril,” que yo también he comprado, pero de lo que no estaba consciente era de que hay un delicioso café de la semilla del saril. Las semillas de la cápsula (entre 15 y 25 semillas) son extraídas, asadas en una placa, y, a continuación, colocadas en el sol y finalmente molidas. La libra de semillas llega a $4. Los mayores productores del mundo son China y Tailandia y esta fruta es extremadamente popular y muy acogida en México así como América Central y Panamá. En México, de hecho, se vende todo el año por vendedores ambulantes y le agrega un poco de canela a la mezcla. Allí es extremadamente popular.

Recuerdo con gran nostalgia cómo mi abuela, Fanny, acostumbraba preparar una olla de Saril durante la navidad o cualquier época del año, ya que guardaba algunos pétalos en seco para su uso durante el año. Primeramente ella reunía los demás ingredientes como el jengibre, clavos de olor, raspadura (opcional, por supuesto) y azúcar moreno como edulcorante y los reservaba para después de la cocción. Se cortan pequeñas rebanadas de jengibre y se dejan reposar un par de horas a temperatura ambiente. Mientras más se deja reposar el jengibre fresco, más fuerte se pone.

Saril

En dos litros de agua se pone a hervir las rodajas de jengibre. Una vez que alcanza el hervor, se le agrega los pétalos de Saril (tres tazas de saril), los clavos, la pimienta dulce (3 o 4 granos) y se hierve durante 20 a 30 minutos. Se apaga la llama y se deja macerar esta mezcla bien tapadita durante toda la noche sin refrigerar. Al día siguiente se cuela la mezcla y se le añade la mezcla de azúcar moreno y la raspadura (preparada con anticipación en un poco de agua caliente hasta disolver toda la azúcar) y se agita todo bien hasta que este bien mezclado. Ya que se trata de una bebida muy picante, se puede diluir la mezcla un poco con agua, si lo prefiere. Refrigere y sírvalo frío con mucho hielo.

Por supuesto, hay quienes le agregan ron oscuro u otros componentes más fuertes para intensificar su parranda pero yo prefiero bebérmelo sencillo como una bebida de frutas y disfrutarlo junto con el resto de los niños durante la navidad y el año nuevo. Desde luego, ninguna navidad, incluso hoy día, valdría la pena sin los bon estilo Westindian tradicional, Yuca pone (o budín de yuca) y otras exquisiteces horneadas caribeñas que engalanan la mesa festiva y que son no menos visible que el enorme pavo y jamón que generalmente se compraba en el comisariato de la Zona del Canal en mis años de juventud.

Todas estas tradiciones junto con la bebida de Saril (Sorrel) fueron adaptadas por el pueblo panameño de sus vecinos Westindian, quienes hacían (y continúan haciendo) una especial y verdaderamente festiva época de la navidad y el año nuevo en nuestro pequeño país de Panamá.

Esta historia continúa.

One response to “Y Durante la Época Navideña…El Saril

  1. Guillermo Russell

    This was the first time, and it was a very beautifull incursion and remembrance of our culture and legacy. Thanks GOD bless you and your family.

Leave a Reply