Los Calypsonios de Panamá

Aqui se observa a Lord Cobra cuya fama dio
la vuelta a todo el mundo.

 

Un típico “Calipso Grill” de los 1970’s.

Panamá no ha escapado de tener su cuota de genios musicales del género Calipso. Algunos de ellos surgieron dentro de las filas de los “Calypsonians” quienes, en su mayoría, fueron talentos de la primera generación con sus raíces en Panamá, descendientes de la ola de inmigrantes laborales procedentes de las islas caribeñas que llegaron durante el comienzo del siglo XX.

Aunque no fueron tan intensamente promocionados como lo fueron sus homólogos de Trinidad y Tobago, llegaron a establecerse como grupo de músicos e intérpretes de este genero de arte musical, tanto dentro como afuera de Panamá, especialmente en la Ciudad de Nueva York entre las audiencias Panameñas Westindian que se reasentaron allá.

No sería, sin embargo, hasta más tarde durante las décadas de 1950 y 1960, años en que ese cantar del Calypso se convertiría en algo verdaderamente de moda entre las masas de descendientes Westindian en Panamá que esta tendencia musical sería considerada música nativa del afro-Caribe que con ese sabroso y sentimental hechizo se habría hecho popular en nuestro país, principalmente en los sectores urbanos a orillas del Canal de Panamá.

En esos entonces, ya que el Calypso normalmente implicaba hacer comentarios sociales, a menudo se entrelazaba con humorísticas tiras satíricas sobre acontecimientos actuales dentro la comunidad, y se convierte en voz natural y conciencia social, como hemos ya señalado en nuestras anteriores entregas. Sin embargo no todos los Calipsos, son de estirpe socialmente concienzudos, puesto que siempre ha tenido ese lado demasiado picaresco, como muy pronto hemos de ver.

Ha habido muchos intérpretes quienes han cabalgado la ola de la “fiebre del Calipso” como lo son los Señores Lord Kon Tiki, Lord Jablonsky, Lord Panamá, Lord Cobra, para nombrar tan sólo algunos de los proponentes masculinos. También tenemos estrellas femeninas quienes, aunque no tan bien conocidas, fueron muy cotizadas como la Dama Trixie y, por supuesto, la inimitable Dama Violeta Green.

Los Calypsonios principalmente eran solicitados en presentaciones en lugares como los centros nocturnos y los establecimientos, conocidos aquí como las cantinas parrilladas.

En momentos en que la famosa película estadounidense sobre el genero de música del Calypso llegara a estrenarse en Panamá, con el famoso actor negro Harry Belafonte, y que se iba a convertir en un rotundo éxito de taquilla. Un tema en particular en este Cine de largo metraje, llamado “Banana Boat” o Barco Bananero unas de las canciones fue el “Day -O” del álbum de los Calipsos de Belafonte, cual contaba sobre trabajadores del Banano anunciando el amanecer, después de una ardua noche trabajando cargando pesados racimos iba a estar encabezados la lista de éxitos por mucho tiempo en nuestro desfiles de éxitos. En especial desde que el Puertorriqueño Daniel Santos, uno de mis favoritos baladistas ibero-americanos, llegara a grabar en español para el público de habla español.

Entre muchos nuestro Lord Kon Tiki fue uno de los cantantes más populares y era solicitado por los propietarios de numerosos de esos establecimientos que localmente conocemos como las “Parrilladas.” Lord Panamá también se hizo un nombre entre los grandes en la escena del Calypso en Panamá, con su interpretación de “La Criatura de la Laguna Negra”. Luego nuestro Señor Lord Cobra, quien había nacido en la Provincia de Bocas del Toro también había llegado a cotizar una gran audiencia local y iba a ocupar un lugar especial en nuestro corazones, así como iba resultar con el incomparable Señor Walter Ferguson de Casta Rica. Llegaron los tiempos en que también iba a ver un cantautor con apodo de Black Majesty o “Su Majestad el Negro,” luego el Señor Kitty, Delicious, “Two Gun Smokey” (Smokey El de las Dos Pistolas), y seguido por los del Sonidos Pana-Afro quienes fueron otros entre los cantantes del momento.

Al llegar los años de la década de los 1970 la “edad de oro” del Calypso terminaría por menguar y el gusto popular empieza a ver la música de ese género como muy exhaustiva. En cambio el Calipso no iba a terminar en Panamá y se ve transformado produciendo un nuevo fruto con un nuevo “sabor.” El Calipso panameño experimenta una evolución para mantenerse al ritmo de lo que estuvo ocurriendo con la música en Panamá. Era como había sido naturalmente con ese género de música, con acontecimientos actuales y las tendencias de moda. Sin embargo, describiremos algunas de sus nuevas expresiones en futuros artículos.

Verdaderamente triste ha sido la trayectoria de los Calypsonios panameños quienes han tenido un duro camino, una vía Crucis que recorrer culturalmente. En especial en eso de poder llegar a promocionarse en Panamá al igual les ha sido en el extranjero. Como artistas panameños e iconos culturales de una rica Herencia Intangible, derivado de sus raíces Panameñas Westindian, el racismo institucional ha tildado ese Calipso Caribeño de “extranjerismo,” o cultura foránea no apta para ser incluida en las salas de honores, algo reservada para la literatura y la música cultural netamente panameña.

Instituciones estatales, regentes de la cultura panameña como el INAC, que anualmente tiene concursos que premian en literatura y la “música folklórica,” no han llegado a culturalmente a estar aceptando nuestros rasgos indígenas occidentales como parte de el desarrollo cultual intangible y netamente Panameña.

Algunos observadores y pensadores sobre el teme han creído que quizá sea debido a la naturaleza depredadora de la industria de la música en el entorno Panameño, o tal ves sea por las propias faltas de sofisticación en poder llegar a promocionarse en los medios escrito y publicitarios. Como sea, este servidor cree que como parte del problema nosotros los descendientes, de la segunda, tercera, cuarta y hasta la quinta generación, hemos heredado muy poco de los conocimientos de técnicas musicales o escritos acerca de estos bardos y otros artistas de nuestra cultura de antaño.

De hecho, esos quienes nos han legado esa rica cultura Panameña Intangible han pasado al deceso dejándonos muy pocas grabaciones o registros de su voz poética o de su música sonora. Nosotros los de la Rapsodia Antillana con el material que hemos podido recaudar, nos vemos en una dolorosa posición publicando materiales incompletos por ser los únicos que hemos tenido a nuestra disposición.

En un intento de poder documentar las vidas y la música de estos hombres y mujeres quienes fueron los pioneros del genero Calipso, uno de los catedráticos de nuestra primera casa de estudios, la Universidad de Panamá, el Profesor Gerardo Maloney ha sido el primero en haber documentado en la Estación Estatal de televisión, Canal 11, una producción sobre el Calypso Panameño. Aquí le hacemos llegar al distinguido Profesor Maloney una respetuosa solicitud, para que siga produciendo esos documentales sobre el género de música Calipso y sus intérpretes. De hecho, le rogamos al ilustre que haga accesibles esas publicaciones que hacen hincapié en el perfil sociológico de nuestras vida en los viejos barrios urbanos de antepasado siglo.

En todo lo que concierne a nuestra Herencia Cultural Intangible todavía no se ha podido añadir a la historia cultural panameña y así accesible a nuestra ciudadanía en todos los marcos Estatales de la cultura panameña. Nuestras frustraciones y nuestras alegrías estarán siempre ligadas a esos bardos exponentes de los ritmos y modos de hacer cultura. Rezamos que podamos hacer llegar a nuestros lectores esos trabajos de escenas en videos del ilustre Profesor por la Internet algún día.

Algunos de los segmentos en audio que hemos publicado aquí en esta entrega son hechos posibles por nuestra amiga Daniela del bello país de la Argentina, quien llegaría a Panamá a comprarlos en los kioscos de “Calidonia.” Las grabaciones son aceptablemente claras. ¡Muchas Gracias Daniela- te apreciamos y te hacemos de menos!

Esta historia continúa.

2 responses to “Los Calypsonios de Panamá

  1. Gustavo A. Gutiérrez

    I would like to know the lyrics of Panamanian calypsos. I have heard some calypsos but I find it difficult to understand the lyrics.

    • Gustavo,
      Short of just sitting down with pen and paper and listening to the words from the songs and writing them down, I don’t know how else to help you. I would recommend, however, that you visit this site Muzzical Trips and maybe leave the blog author a note. He/she might have some better tips.
      Saludos,
      Roberto

Leave a Reply