El Control Social y las Escuelas “Silver Roll” 1ra Parte

SchoolPrimaryGatun1912(white)

En las dos imágenes se puede apreciar el gran contraste entre las escuelas Silver y las Escuelas Gold Roll. Arriba los niños posan enfrente de su equipo de juego. Abajo, los niños Afro Antillanos escasamente tienen tiempo para juegos y aparecen en su jardín escolar. Imagen: czimages.com

En las dos imágenes se puede apreciar el gran contraste entre las escuelas Silver y las Escuelas Gold Roll. Arriba los niños posan enfrente de su equipo de juego. Abajo, los niños Afro Antillanos escasamente tienen tiempo para juegos y aparecen en su jardín escolar. Imagen: czimages.com

Mientras las actividades del Canal se ampliaban y crecían los asentamientos Silver, esos asentamientos de raza negra se iban convirtiendo en un factor importante y un recurso vital para la evolución de toda la Zona del Canal. Conjuntamente se vería aumentar el control social en la población Westindian tanto adentro como afuera de la Zona, convirtiéndose en una mayor problemática para las autoridades del Canal.

Una manifestación de la necesidad de controlar esta población estuvo centrada en el sistema educativo para niños de la raza Westindian. Se pensaba durante esos años en que la tarea frenética de la construcción ocurría, que grupos de niños a la vista jugando junto cerca de los campos de los trabajadores y en áreas en que residían trabajadores, podría ser causa de problemas en forma de serios accidentes laborales. De hecho, fue desde los principios de la construcción del Canal que las autoridades municipales en la Zona comenzaron a operar escuelas para los dependientes de los trabajadores.

Inicialmente hicieron tan solo “cinco escuelas para acomodar a 140 niños de raza blanca norteamericana y mas de 1,000 niños de raza negra que compartían espacio con otras razas en escuelas de raza mixta con aulas segregadas entre las razas.” La mayoría de los niños utilizaban el tren para ir y venir de la escuela.

Fue así que para apaciguar descontentos siempre presente de los trabajadores de EE.UU. el principal ingeniero, John Stevens, apoya una “decentralización administrativa” en el año de 1906, haciendo que los municipios fueran descontinuados. Las escuelas, entonces, son colocadas bajo un superintendente de que llegaba de los EE.UU. Al llegar a mediados de ese año cuatro escuelas ya tenían todos el cuerpo estudiantil de raza blanca y las restantes veintitrés escuelas eran predominantemente de raza negra.

En cuanto al currículo, se seguía un plan de estudio netamente Americano que seguiría en curso a través de su historia. Por ende, el sistema escolar en la Zona del Canal de Panamá se asemejaba al sistema escolar público estadounidense y empleaba profesores norteamericanos. Consistentemente se empleaban métodos de enseñanza norteamericanos igual a los libros de textos que se mandaban a buscar desde el norte. Todo se imitaba de los EEUU incluso las canciones que le enseñaban a los estudiantes originaban en el folclor norteamericano. También introdujeron la literatura e historia que a corto y a largo plazo terminarían por impresionar a los niños con la cultura norteamericana y con los ideales, y, por supuesto, con el patriotismo norteamericano.

Desde el mismo principio, sin embargo, las escuelas de raza negra fueron mantenidas como empobrecidos “accesorios” del sistema escolar de la raza blanca, y la línea que marcaban las razas se iba a mantener en todo momento y con absoluta rigidez.

Al llegar a año de 1908, usando medidas para fomentar “mejoras” en la moral de los trabajadores y los padres de familia norteamericanos de raza blanca, el superintendente aumentó considerablemente el número de escuelas para la raza blanca en total a veintiocho escuelas. Con estas adiciones, naturalmente pocos niños de raza blanca tendrían que montar el tren para llegar a la escuela ya que las escuelas para ellos quedaban muy cerca de sus hogares. Las escuelas negras, sin embargo, cayeron a un total de diecinueve aunque las escuelas “Silver” tenían cinco veces las inscripciones que las blancas.

Esta historia continúa.

Comments are closed.