Gold y Silver Roll Continúa Después de Inaugurar el Canal de Panamá

La imagen muestra el viaje del Buque “Ancon,” una nave cementera en la inauguración oficial del Canal de Panamá el 15 de Agosto del 1914.
Imagen gracias a la galería del Canal de la BBC

En esa Zona del Canal de Panamá del gobierno de Los Estados Unidos de Norte América, la mano de obra de los obreros de la Nómina de Plata era segregada en toda la zona del canal y en el istmo de Panamá. Así era al llegar a esos entonces de la historia de los proyectos de la construcción en el soñado canal y continuó siendo así hasta décadas después, a lo largo del estrecho territorio después de la inauguración del canal en el 15 de Agosto del 1914.

Había entonces terminado el período de las construcciones y se había marcando los principios de la conocida Primera Guerra Mundial. Aunque el período de operaciones y funcionamientos del canal había comenzado fue directamente después de que las obras hídricas fueran inauguradas.

Para esos entonces quedaban las peligrosas amenazas de deslizamientos en donde toneladas de tierras se hacia hondo fango y que las obstrucciones totales que seguirían obstruían todo paso de naves que fuesen a asomarse a esa llamada “gran zanja.” Aquello de las súbitas obstrucciones de la vía además duraría mucho tiempo después e iba a ser recordada por muchos obreros Negros. Eran esos quienes no fueron invitados a esos festejos de inauguración ni antes ni después de la fecha de 1914. Fue una fecha que se convertiría en punto de referencia para todos los actores sobretodo los obreros negros Antillanos, quienes formaban la mayoría de la fuerza laboral en todos los proyectos de esa Zona.

Las políticas segregacionistas inherentes en un sistema que dividía la fuerza laboral en nóminas, en que los descritos como preferidos eran de Oro y los menos pagados y peores tratados eran los negros Antillanos o los denominados de Plata, se hacían sentir. El sistema tenía como fin el propulsar una forma de vida entre los trabajadores que, virtualmente, dejaba en el olvido y negligencia los obreros negros. Mientras que todo servicio que tocaba su vida laboral y doméstica se les cobraba, los mismos Afro Antillanos serían usados para atraer a los blancos norteamericanos para que no les faltara las incontables comodidades que se les proporcionaba gratuitamente.  

Los Antillanos además serían sometidos a sufrir un aislamiento continuo.  De hecho, además del aislamiento y las presiones laborales negativas, tenían que buscar forma de sobrevivir aun sin vida doméstica. Es decir, que en su mayoría esos trabajadores no se les iba a facilitar hacer vida familiar y este fenómeno continuó así en su participación en todos los proyectos en territorio nacional, incluyendo en los tiempos desde los inicios de los trabajos originales en que eran los preferidos obreros en la zona Francesa, y desde antes de 1850 en que construyeron el ferrocarril Americano.

No obstante. al llegar esa fecha soñada de ver terminada la obra mayor en 1914, los obreros Silver vieron deteriorada su calidad de vida. Había llegado esa fecha mágica de la inauguración del canal y a los Westindian no les había reconocido sus contribuciones. Consiguientemente, los Antillanos se sentían que seguirían siendo los perpetuos extranjeros en esa área en que habían sido los agentes y colaboradores principales por un poco mas de sesenta años.

Entre tanto, la paga comenzaría con 10 centavos por hora por trabajar una semana laboral de 6 días en que se laboraba desde antes que subiera el sol hasta mucho después de su puesta.  Les tocaba, además, estar aguantando un conjunto de nuevas reglas y códigos que ellos, los obreros negros, denominaban como ordenes del “Jim Crow” o “Cuervo Jim,” y que se hacían cumplir a cabal por la policía en todo el territorio conocido como la Zona del Canal de Panamá.

JimCrow entrada a ferrocarrilAsí fue que en toda la Zona aparecieron todos esos letreros del código racista  especialmente para los trabajadores negros; letreros que decían “Silver Only” o “Para los de la Nómina de Plata solamente.” Se utilizaban estos términos en vez de Solo Blancos (Whites Only) o Para Negros Solamente (Colored Only), como se daban los letreros en todas partes del Sur de Estados Unidos. Estos mismo letreros se convertirían en el clamor de los obreros Antillanos en sus reuniones de los domingos.

Aquellos temas se convertirían en escenas familiares para los blancos, Americanos quienes quedarían muy cómodos con aquellos arreglos racistas. Era de observarse que aquella actitud de aislacionismo tan americano iba a transformar de una vez  lo que antes era un vergel virginal de nuestro Edén tropical, en un Panamá que sería gobernada por dos gobiernos y por un sin número de leyes Apartheid. Además, se convertiría en un imán no tan solo para siervos deseosos de escapar de desastrosas economías caribeñas, sino para todo estadounidense deseoso de ver perpetrados esos valores esclavistas. Entre tanto para esos que llegaban a tierra Panameña a tener familia y a denominarse “Westindian,”  serían los preferidos nuevos esclavos.

El área,  enclave norteamericana, también se encontraba aislada incluso de los Latinoamericanos, que apenas emergían de un colonialismo español y colombiano. En la mayoría de los casos los trabajadores Antillanos como extranjeros habían sido contratados de la misma manera que los blancos norteamericanos solo que estaban en la  mayoría entre todos los otros trabajadores.

En la época en que los norteamericanos llegan a reanudar las excavaciones ya comenzadas por los franceses y en que los trabajadores negros eran todos jamaicanos, no todos eran inexpertos obreros. Sin embargo, al terminarse la obra casi todos los que habían llegado al comienzo de las construcciones americanas en1904, terminarían siendo rechazados por la sociedad Panameña que se encontraba en proximidad con la Zona del Canal de Panamá.

Las reglas del canal clamaban que se agudizara aun mas la separación de los negros de las demás razas contratadas, puesto que las regulaciones en esa hora con respecto a ellos poder alcanzar rangos de obreros “expertos” o empleados semi calificados, estaban basadas en el reclutamiento de obreros americanos de raza blanca, quienes eran pagados con rango de trabajadores “expertos”. Vimos los principios de este fenómeno en que se les aplicaba la Restricción por nacionalidad Estadounidense de 1908. El trabajo de obrero experto llegó a ser sinónimo de raza americana blanca.

En ese período entre 1910 y 1920 se encontraría a ese grupo de trabajadores que antes eran visto como obreros expertos en su rango, relegados a obreros asalariados “inexpertos”.  Los Jamaicanos, quienes habían sido la pieza clave en todas las obras desde 1850’s,  a pesar de haber llevado la antorcha hasta el éxito para todas las empresas americanas en el país de Panamá, fueron los más afectados. Esos que habían conformado la fuerza y guía para los mas de diez millares de trabajadores nuevos que llegaban, ahora se verían degradados ante los demás obreros.

Ese, entre otros factores,también afectaría a toda la comunidad Silver Roll, comunidad que apenas comenzaba a considerarse fuente de su aglutinante fuerza que los mantendrían juntos y cooperantes. Ahora eran solo otra parte más de la masa de mano de obra negra contrariada.

Esta historia continúa.

Comments are closed.