Extranjeros o Ciudadanos- La Presencia de los Asiáticos y los Westindian

El tema de la discriminación racial, en nuestra opinión, ha tenido gran cause en cómo la gente asiática en la república de Panamá ha podido sobrevivir los períodos de xenofobia, tanto como los Westindian, y ser incluidos en la historia Panameña. Sigue siendo una parte de la historia, hasta ahora incontable, particularmente en cuanto a sus relaciones entre si y con los Westindian en su entorno.

Como parte del tapiz que conforma la gente que ha sobrevivido, alcanzando el siglo XXI en Panamá, los Westindian, sin embargo, no tienen ese paralelo a sus contrapartes anteriores “coolie.” Nuestra historia revela esos matices que han tenido mayor afectación sobre las relaciones humanas ya que estudiamos esos importantes temas interpersonales entre los habitantes de nuestro planeta.

Las comunidades chinas e hindúes que también llegaron al istmo aproximadamente el mismo tiempo en su historia desempeñaron sus papeles en diversas maneras para resolver las demandas de los poderes económicos que los contrajeron, y que empleaban, a menudo, la desesperada masa de pobreza de los hombres de Asia, que fueron reclutados con promesas que nunca fueron cumplidas. Esos hombres lo arriesgaron todo, uniéndose a los tiempos y las circunstancias para luego convertirse en granjeros y pequeños empresarios. Pronto servirían como una fuente de ayuda y apoyo, un ancla, a sus paisanos inmigrantes aun hasta nuestro actual tiempo.

Esperamos con esta serie de artículos que podamos ofrecer a nuestros lectores una historia digna de nuestros tiempos. Solo esperamos ser no más que un reflector, un espejo, o el medio proverbial por el cual podemos proporcionar una visión a una especie de interacción humana a cual nadie, hasta nuestro día, ha podido relacionarse.

Debemos subrayar para nuestros lectores que aun tratamos la época de nuestra historia durante y después del atentado genocida en que se trató de extinguir la sangre de nuestras gentes nativas, los aborígenes. Como hemos visto en artículos anteriores, fue un período de la historia en el cual el continente daba a luz a una nueva raza de gente, dado la mezcla de las razas. La época en cuestión abarcaba los que comienzan el siglo 19, arrastrando una historia desde un rincón tan lejano como el estado de California, en Norteamérica.

El período tendría importancia para esa tira pequeña de tierra que uniría el Atlántico con el Pacífico, la primera tierra en considerar un ferrocarril intercontinental construido en 1848-1855. El período también vio algunos dramáticos y sangrientos conflictos como la gente de Panamá soñaba con romper con el gran alcance corrupto del gobierno Colombiano con quienes el destino los había ligado desde el
1821. Igual sería el caso de la gente mexicana nativa, que en su historia colonial pasarían a ser expropiados de sus tierras ancestrales siendo esclavizados como los negros del viejo sur de los Estados Unidos.

Poco después de ese período una frenética carrera sería emprendida para construir un ferrocarril por todas partes de los Estados Unidos para lograr lo que se había logrado en Panamá. Como en Panamá, los asiáticos, particularmente los chinos, desempeñaron un papel importante en este desarrollo importantísimo de los territorios occidentales en los EE.UU.

Desempeñando sus papeles, primero como siervos y luego como pequeños comerciantes con los contactos en los EE.UU. y Asia durante los siglos 19 y 20, los asiáticos dejarían una herencia digna de ser contada en los anales de la historia Panameña.

Algunos de los mismos individuos, de hecho, que financiaron y construyeron más adelante los ferrocarriles en los EE.UU. durante este período, retendrían el poder y control en nuestro país por más de ciento cincuenta años a más tarde. Aun antes de los tiempos de nuestro gran mártir, el General Victoriano Lorenzo, nuestros antepasados Westindian permanecían como viajeros y labradores en Panamá. Los Westindian, tanto como sus contrapartes asiáticas, habían visto los mismos acontecimientos. Hoy siguen siendo minorías étnicas aun consideradas como extranjeros en muchos círculos, pero panameños, no obstante.

De hecho, hoy los chinos nacidos panameños, los hindús y los negros Westindian, continúan ocupándose del desafío de transformar los actitudes de sus conciudadanos Panameños para que los vean como ciudadanos y contribuidores legítimos a la cultura y al clima social del país.

Esta historia continúa.

Comments are closed.