Orgullo Westindian

La Represa Madden
del Canal de Panamá


Entonces los estudios del caso de la Zona del Canal revelarían que realmente toda esa área de las excavaciones y de las construcciones de infraestructuras como fueron las calles, aceras, viviendas y los muchos rellenos y desagües que construían la Compañía Administradora del “Canal Zone” sería, para unas cuantas familias, un modo de vivir.

Para otros, en cambio, que estuvieron asechados por los aparatos de control social que se habían puesto en marcha desde los comienzos de las excavaciones en 1904 se iba a volver la pesadilla mas larga que experimentarían que solo se reemplazaría por largas jornadas de presidio esclavizado.

Sin embargo, al trasladarse a vivir bajo la protección del gobierno panameño no les iba a ser de utilidad alguna desde ese año de 1913. Iban a ser los Westindian residentes de esos barrios los únicos negros visibles en la ciudades urbanizadas de Colón y de Panamá aunque los de la etnia Westindian no serían los únicos negros existentes en el país en esos entonces que deberían mantenerse laborando en esas excavaciones de ese Canal de Panamá.

Aquella noche pude apreciar de los testimonios de Luisa y Jack como tuvo ese varón Hindustano que mantenerse viviendo en los alrededores de la Represa Madden que estuvieron construyendo. Le era así dictado las condiciones de trabajo, como también se lo estuvieron exigiendo a los varones Westindian que tomaban viviendas en la cercanía de los predios del Canal Zone que se volvía un estilo de vida de los Negros. Aquello que estuvo muy cerca de las nuevas exclusas cuando abrieron sus servicios al mundo comercial en 1914.

Pude apreciar ese sentido de libertad que sentían esas personas de la raza negra que eran moradores de espesos forestales que cercaban a la república entera. Luego para este servidor iban a lIegar tiempos en que vagamente iba a poder apreciar y hasta llegar a sentir esos apreciables sentimientos de especialidad única. Esos sentimientos de hondo orgullo y aprecio de mis progenitores varones Westindian de quienes habían procedido.

Era algo que los otros individuos de mi generación y de mi casta catalogaban de “pretensiones” o de actitud “pretenciosa.” De hecho, era una etapa de mi vida en que aun no había encontrado esas pruebas que en estas páginas expongo.

Esta historia continuará.

Comments are closed.