Los Comienzos del General Indígena


Es con orgullo que en estas humildes líneas presentemos a uno de los que no se incluyen en la historia de Panamá. Nuestras líneas traerán a memoria a este ilustre con la intención de que todos le demos el honor entre los panameños héroes de nuestra historia republicana. Es aquello que reconoceremos a este divinal como se lo merece, como patriota y héroe de nuestra patria que nos vio nacer. Es uno de los pocos héroes y patriotas de nuestra Panamá quien puede alegar ser hijo natural de la patria. El nombre de Victoriano Lorenzo encarna ese espíritu Panameño de la libertad, espíritu que encierra en si ese valor por lo ético y la moral de lo que es un amante de lo que es ser panameño.

Victoriano Lorenzo nace por el año de 1867 en el área de la pequeña república que es la provincia de Coclé. Realmente es por ese área rural de Penonomé, que permanece como una de las tradicionales y olvidadas regiones de la campiña panameña que da fruto a este único ente de la humanidad de sus tiempos.

Su nacimiento fue uno de los numerosos y precarios entre los indígenas muy nativos de la tierra panameña, fruto de una mujer indígena. Los Ngawbé, a quienes muchas veces se les conoce como Ngobe, eran gentes entre las muchas y variadas tribus pacificas de nuestra nación. Eran cazadores y recolectores de la abundancia de lo que daban los frondosos bosques en las tierras cerca de las faldas de la cadena de montañas que aparecen en la región, las mismas que, luego en Sur América, forman parte de las majestuosas cordillera de los andes.

En esa Provincia de Coclé fue que sus gentes le dieron bienvenida a otros seres humanos, seres que iban a terminar siendo la bienvenida del mismo Demonio, salidos desde el mismo infierno. Su gente eran gentes pacificas que no dudaban en mezclarse con los muchos Europeos que comenzaron a traer entre sus colaboradores esclavos Africanos. Además, de aquellos cautivos también habían esclavos escapados que buscaban refugio entre esas gentes indígenas, y aceptación como uno de los suyos. Esa costumbre de mezclarse con otras razas transformaría a las gentes de esa región que llegarían a conocerse como los Cholos de la Provincia de Coclé.

Estas tribus de indígenas como personas que poblaban estas remotas tierras durante y después de lo que conocemos como la república de Panamá, al encontrarse con los primeros Europeo, los Españoles, fueron prácticamente diezmados por su manera de ser gentes pacificas. En ese espacio de nuestra historia en esas tierras poco conocidas esos indígenas, en los ojos de los extranjeros, eran esclavos mandado por un dios piadoso. Como virtuales esclavos fueron como comunidad puestos a trabajarles a esos europeos quienes se portaban como conquistadores en victoria, esclavizando y violando a los seres humanos de sus derechos como personas libres.

Así fue que los cronistas identificaron a esos extranjeros quienes se estuvieron comportando de la manera descrita al encontrarse con las gentes de esas tierras en todas las regiones del Continente Americano. Aun en tiempos en que llegarían los sacerdotes de la iglesia Católica con misiones a ponerlos bajo su tutela las gentes aborígenes vivían en constante terror y hostigamiento. Luego de dejar a los indígenas en la pobreza, vestidos en harapos y desprovistos de sus costumbres ancestrales, ellos se regaron por las montañas a lugares que no eran fácilmente accesibles. Esta Historia continuará.

Comments are closed.